Inicio

“La Nada” …Merche Postigo

Deja un comentario


Nano Relatos escritos por : Merche Postigo

___________________________________________________________________________________

TODO HABÍA TERMINADO

la nada

La noche se me hacia insoportable. La ausencia de ruidos no me dejaba dormir. Me levanté y salí al salón, estaba oscuro. Me enfunde un vestido, me calcé y corrí hacia las escaleras. Abrí la puerta de la calle y al mirar no vi nada. Me di la vuelta y la casa ya no estaba.

___________________________________________________________________________________

EL LOCO DE LA PLAYA

El loco de la playa
 
De pequeño, su papa, le habló del loco de la playa que salía por la noche y buscaba a los gordos para comérselos. Ayer por la noche salió a pasear por la playa. Nunca más lo vimos.

___________________________________________________________________________________

ENAMORADO SIN FLORES 

acera

 
 
No pudo terminar la frase. Ella le dijo te quiero y el salió saltando feliz al jardín. Cuando termino de saltar, las flores del jardín se habían refugiado en la acera.
___________________________________________________________________________________

“En el Metro” …Merche Postigo

Deja un comentario


 
Nano Relatos Escritos por : Merche Postigo
__________________________________________________________________________________
 

Miedo 

en el metroEs de noche y estoy sola en el vagón del metro. Entran unos chicos gritando y dando golpes a las paredes. Los miro asustada. Me devuelven la mirada, desafiantes. Bajo la vista al suelo y dejo que el metro me lleve. Me asusto cuando abren la puerta de seguridad del vagón y quiero advertirles del peligro. Me insultan, se ríen de mí, me escupen a los pies. Me alejo asustada y me siento en el lado opuesto del vagón. Cuando uno de los chicos cae entre los vagones, los otros me miran suplicantes, el tren se detiene, me tapo los ojos y grito. Había muerto.
 
 
 
 
 
________________________________________________________________________________

Historia de Peso

asientos para gordosTodos levantaron la cabeza cuando entró en el vagón y miraron para otro lado avergonzados. El no prestó atención. Estaba muy gordo, cansado y acostumbrado. Buscó con los ojos un asiento. Ninguno libre. Descubrió uno al final del vagón, intentó alcanzarlo y en su carrera el suelo cedió a sus ciento veinte kilos y desapareció.

________________________________________________________________________________

Multiversal

un blog de Pablo Giordano

Memorias de una princesa

Una vida con un propósito que cumplir...

Cristian Castro Rodríguez

Siembra lo que deseas recoger

geoengineeringcrimes

Crimes Against Mother Earth

A %d blogueros les gusta esto: