Inicio

“El caminante y el halcón” … José L. Recio

3 comentarios


.El caminante y el halcon - Colibri de cola larga

Cuando la luz y la sombra alcanzan un marcado contraste, el calor quema la maleza,  y los guijarros crepitan bajo la suela de las botas, un joven ornitólogo, su rostro y brazos bronceados por un despiadado sol del desierto, camina por un sendero solitario. Dos horas antes, marchaba por un desfiladero entre castaños y plantas de hojas anchas, siguiendo el curso del pájaro “sílfide de cola larga, una especie única de colibrí, para, si la oportunidad se presentase, capturarlo. ¿Cómo fue que perdió su curso y ahora se encuentra en este caluroso valle?

Con la palma de su mano, el joven se limpia el sudor de la frente. Está disfrutando de la experiencia, no obstante: la vista de las lejanas colinas, el dorado campo, el verde cactus con su fruta roja, el sonido de sus pasos… ¿Pero cómo ha llegado él hasta aquí? ¡LaSílfide azul lo hizo! En su imaginación, él ve otra vez aquel insecto azulado, excepcionalmente grande, que, surgiendo de un arroyuelo que corría justo al borde de la vereda por la que caminaba, gira hacia él y su pálida cara, como de muñeca, lo mira fijamente: ”Yo soy una sílfide, y en nuestro mundo, nos protegemos los unos a los otros. Deja al colibrí en paz”. El viento le trae estas palabras a sus oídos, en tanto que el insecto bate sus alas. En aquel momento, una fuerte corriente de aire lo desplaza. Y ahora, aquí está, caminando por este sendero polvoriento.

Está tratando de orientarse cuando un pájaro grande, posado en la punta de un cardo solitario, acapara su atención. Es un halcón. Se acerca al pájaro. ¿Qué verá en mí un ave de rapiña? El halcón aprieta sus garras con fuerza. El ornitólogo admira su cuerpo alargado, sus plumas de color castaño, su pico curvado en la punta y sus poderosas garras. Lentamente, se le va acercando aún más, agarrando las tiras de cuero de su mochila, y entonces ve manchas de sangre en la pechuga. Se detiene al borde del sendero, en frente del halcón, el cual adopta una pose arrogante y desafiante. El pico aparece manchado de sangre también. El joven aborrece lo que está viendo: el halcón ha atrapado una paloma blanca, que sangra, moribunda, entre sus garras. De nuevo, aparece la Sílfide azul, aleteando en el aire entre él y el halcón: “Renuncia a tus intenciones de capturar el colibrí de cola larga. Mira lo que le está pasando a esa paloma blanca”—una suave brisa le trae estas palabras.

Mucho que aprender, reflexiona el caminante, y otra vez apela a su intuición para encontrar su rumbo.

.El caminante y el halco - el halcon

Relato Breve escrito por José L. Recio

El cuento “El caminante y el halcón” es una traducción hecha por el autor del original en inglés (“The Hiker and the Hawk”) publicado en la revista Aether and Ichor (febrero 26, 2017)
El cuento en su versión española fue publicado por las dos castillas  (Junio 12, 2017 )

 

Anuncios

“Invitación de boda” …Merche Postigo

2 comentarios


.Invitación de boda - la carta

El día que decidí volver a casa no sabía muy bien lo que hacía. En ocasiones te empeñas en saltar muros imposibles hasta que ves la altura de las vallas. Habían pasado muchos años desde que abandoné a mi entorno. Tenía solo veinte y muchos deseos escritos en un pedazo de papel. Ahora llevaba tiempo buscando motivos para regresar.

Más

“Parpadeo”… Mary Carmen Caballero

10 comentarios


No hay nada, tan solo una soledad letal y corrosiva que anega mis entrañas. Es raro, todo a mi alrededor permanece contagiado de tristeza. Busco en los rostros de algunos de los que me rodean la mirada cómplice de la comprensión, pero es absurdo nadie se fija en mí.

Sigo la rutina de todos los días, el recorrido en metro que repito machaconamente cada mañana cuando me dirijo al trabajo. Muchos rostros me son  familiares, algunos de esos pasajeros anónimos, tan anónimos como yo, alguna vez, en alguna ocasión del todo fortuita y casual, han cruzado conmigo una mirada efímera y hasta he creído entrever un esbozo de sonrisa fugaz a modo de saludo tácito y breve. Sin embargo, hoy nadie se fija en mí. Ni en la mirada acuosa de mis ojos, ni en el cansancio moral que me invade hasta el punto de sentir mis piernas de plastilina como si en cualquier momento se fueran a partir y a lanzarme irremediablemente contra el suelo. El traqueteo del tren agita mi interior como si fuera una batidora. También mis pensamientos. Más

“Palmiro” … José L. Recio

Deja un comentario


.Palmiro - cantando

—   ¡Estoy harta de tu desidia! Silvia sale del apartamento dando un portazo.

Palmiro, sintiéndose instigado, salta de la cama y va al baño; odia que ella le despierte de madrugada. Minutos después, se pone la sudadera, cuelga un Marlboro de los labios y sale de estampida a la calle en el Centro de Madrid. “I’ll light your cigarette…” — Oye la canción a través de los auriculares y enciende el cigarrillo. Más

“Tres Pájaros Negros” … José L. Recio

Deja un comentario


.Tres cuervos negros - amanecer

Al amanecer, Ana, Carolina, y yo nos dispusimos a marchar por senderos empinados desde la falda del Pico de las Espadas hasta la cima de ese monte aragonés. Más

“Homenaje al poeta” … Mary Carmen Caballero

3 comentarios


 

Homenaje al Poeta - Ancianos

Llegó con los nervios a flor de piel como siempre que se enfrentaba a un acto público. No era que no conociera la dinámica de aquel evento, en el fondo todos eran iguales con muy pequeñas modificaciones sobre un guion consensuado y establecido, o que no se supiera de memoria el pequeño discurso que iba a pronunciar sobre un tema del que era considerada una afamada especialista. No. Los nervios se los producían un afán de perfeccionismo siempre truncado y cierta necesidad de beneplácito y reconocimiento general por parte de los asistentes a cualquier acto en el que ella interviniese. Sabía de antemano lo que ocurriría, primero las miradas escudriñadoras de un público ansioso juzgando sin piedad la idoneidad de la ropa elegida para la ocasión, la pericia del maquillaje y la soltura en los saludos a los demás ponentes de la mesa. Después toda la atención se focalizaría en su voz y en sus palabras. Luego vendrían las preguntas y más tarde las críticas, las de los asistentes, las de los expertos y las de ella misma. Más

“Tocando el bajo”…Mary Carmen Caballero

3 comentarios


 

No hubo tiempo para decir adiós. Por una parte es mejor así, yo tan solo cerré la puerta y lo dejé allí absorto en sus pensamientos y en mi despedida.

Hoy hace frío y la montaña cubierta de nieve es una invitación para quedarse en casa con una taza de café caliente y poner una banda sonora que acompañe la lectura de un buen libro. Debería haber sido así siempre, mañanas tranquilas de las que no se anotan en los recuerdos porque aparentemente no aportan nada, tan solo son una hoja más del calendario o de la agenda. La pequeña cabaña en la que vivo está lejos de todo, situada en una altiplanicie donde el valle rompe sus límites y se inician las lomas cada vez más escarpadas que concluyen en los vértices nevados de una cordillera infinita y blanca. La soledad es absoluta, el silencio también. Más

Older Entries

Multiversal

un blog de Pablo Giordano

Memorias de una princesa

Una vida con un propósito que cumplir...

Cristian Castro Rodríguez

Siembra lo que deseas recoger

geoengineeringcrimes

Crimes Against Mother Earth

A %d blogueros les gusta esto: