Inicio

“Tocando el bajo”…Mary Carmen Caballero

2 comentarios


 

No hubo tiempo para decir adiós. Por una parte es mejor así, yo tan solo cerré la puerta y lo dejé allí absorto en sus pensamientos y en mi despedida.

Hoy hace frío y la montaña cubierta de nieve es una invitación para quedarse en casa con una taza de café caliente y poner una banda sonora que acompañe la lectura de un buen libro. Debería haber sido así siempre, mañanas tranquilas de las que no se anotan en los recuerdos porque aparentemente no aportan nada, tan solo son una hoja más del calendario o de la agenda. La pequeña cabaña en la que vivo está lejos de todo, situada en una altiplanicie donde el valle rompe sus límites y se inician las lomas cada vez más escarpadas que concluyen en los vértices nevados de una cordillera infinita y blanca. La soledad es absoluta, el silencio también. Más

“Le carceri d´invenzione” … Alejandro Nanclares

Deja un comentario


.

(Cárceles imaginarias)

.Carceles imaginarias

Cuando vinieron a casa, a buscarme, no mostraron ningún interés por mi esposa. Supongo que tenían claro que si había colaborado en alguna de mis antiguas actividades políticas o me había acompañado a determinados actos, había sido exclusivamente por mí, por permanecer a mi lado, y que tanto su ideario político como el manifiesto de su conciencia social, cabían en una simple tarjeta de visita. Más

“Volando” …Merche Postigo

2 comentarios


.Mujer de viaje

.

La cola del embarque comenzó a formarse mucho antes de que la compañía llamara para el vuelo.

Yo me levanté del asiento de escay de la sala de espera, identifiqué al pasajero que estaría delante de mí en la cola durante la espera para el embarque y marqué mi territorio. Los franceses son conocidos por su falta de disciplina a la hora de mantener los puestos de espera en una cola y mi vuelo iba a Paris. Una asistente de tierra de la compañía aérea comenzó a revisar los pasaportes de los viajeros, cotejando los nombres del documento con las tarjetas de embarque que llevábamos en la mano. Entonces y, si todo estaba en orden, la asistente de tierra te hacia una marca en la tarjeta de embarque y pasaba al siguiente pasajero. Yo respiré aliviada cuando garabateó mi tarjeta, todo en orden. Más

“La disciplina del Jaguar” II …Alejandro Nancalres

Deja un comentario


.

No pude dejar de dar vueltas y más vueltas a la casa del porche. Algunos días después decidí que había llegado el momento. Esa tarde, en vez del calzón de deporte me puse americana y corbata. Agarré el portafolios que me había regalado mi ex por los últimos Reyes y, tres cuartos antes de la hora del paseo, me planté frente al enrejado de la enredadera. Al tocar el timbre del interfono, una voz femenina de acento dulce, preguntóLa disciplina del Jaguar Más

“La disciplina del Jaguar” I …AlejandroNanclares

1 comentario


.

Me cruzaba con ellos todas las tardes. Los veía pasar a lo lejos, por el dédalo poco iluminado de callejuelas arboladas y jardines de El Viso a la hora que saltan los riegos automáticos. El agua de los aspersores rebaja algunos grados la temperatura media de la ciudad y a ratos, se llega a percibir un soplo de brisa que parece venir de la parte vedada de las cancelas.

La disciplina del Jaguar - Jaguar Más

“Cochinadas” … Pepe Marquina

2 comentarios


.

(Pepe Navas me pidió colaboración para una revista “Compluteca” que se edita en un Instituto de Alcalá de Henares. Quería aunar colaboraciones y editar un monográfico sobre el premio Cervantes, Eduardo Mendoza. Yo, con más osadía que conocimientos, le envié esta pequeña colaboración. También participaron Julio Collado y José Luis Salas, siempre tan generosos y participativos. La gran y sentida ausencia fue Mary Carmen Caballero que en esta ocasión por su exceso de trabajo no pudo acompañarnos con su sabiduría). Más

“Camisas blancas” … Merche Postigo

2 comentarios


.camisas blancas - ventanas abiertas

Cuando la muerte me llegue quiero que me encuentre loco para recibirla sonriendo. Me dijo aquel día en la lavandería, después se dio media vuelta, y continuó su camino, sin despedirse.

Ya estaba loco cuando huyó por las escaleras. Más

Older Entries

Multiversal

un blog de Pablo Giordano

Memorias de una princesa

Una vida con un propósito que cumplir...

Cristian Castro Rodríguez

Siembra lo que deseas recoger

geoengineeringcrimes

Crimes Against Mother Earth

A %d blogueros les gusta esto: