Inicio

“Parpadeo”… Mary Carmen Caballero

10 comentarios


No hay nada, tan solo una soledad letal y corrosiva que anega mis entrañas. Es raro, todo a mi alrededor permanece contagiado de tristeza. Busco en los rostros de algunos de los que me rodean la mirada cómplice de la comprensión, pero es absurdo nadie se fija en mí.

Sigo la rutina de todos los días, el recorrido en metro que repito machaconamente cada mañana cuando me dirijo al trabajo. Muchos rostros me son  familiares, algunos de esos pasajeros anónimos, tan anónimos como yo, alguna vez, en alguna ocasión del todo fortuita y casual, han cruzado conmigo una mirada efímera y hasta he creído entrever un esbozo de sonrisa fugaz a modo de saludo tácito y breve. Sin embargo, hoy nadie se fija en mí. Ni en la mirada acuosa de mis ojos, ni en el cansancio moral que me invade hasta el punto de sentir mis piernas de plastilina como si en cualquier momento se fueran a partir y a lanzarme irremediablemente contra el suelo. El traqueteo del tren agita mi interior como si fuera una batidora. También mis pensamientos. Más

Anuncios

“Homenaje al poeta” … Mary Carmen Caballero

3 comentarios


 

Homenaje al Poeta - Ancianos

Llegó con los nervios a flor de piel como siempre que se enfrentaba a un acto público. No era que no conociera la dinámica de aquel evento, en el fondo todos eran iguales con muy pequeñas modificaciones sobre un guion consensuado y establecido, o que no se supiera de memoria el pequeño discurso que iba a pronunciar sobre un tema del que era considerada una afamada especialista. No. Los nervios se los producían un afán de perfeccionismo siempre truncado y cierta necesidad de beneplácito y reconocimiento general por parte de los asistentes a cualquier acto en el que ella interviniese. Sabía de antemano lo que ocurriría, primero las miradas escudriñadoras de un público ansioso juzgando sin piedad la idoneidad de la ropa elegida para la ocasión, la pericia del maquillaje y la soltura en los saludos a los demás ponentes de la mesa. Después toda la atención se focalizaría en su voz y en sus palabras. Luego vendrían las preguntas y más tarde las críticas, las de los asistentes, las de los expertos y las de ella misma. Más

“Tocando el bajo”…Mary Carmen Caballero

3 comentarios


 

No hubo tiempo para decir adiós. Por una parte es mejor así, yo tan solo cerré la puerta y lo dejé allí absorto en sus pensamientos y en mi despedida.

Hoy hace frío y la montaña cubierta de nieve es una invitación para quedarse en casa con una taza de café caliente y poner una banda sonora que acompañe la lectura de un buen libro. Debería haber sido así siempre, mañanas tranquilas de las que no se anotan en los recuerdos porque aparentemente no aportan nada, tan solo son una hoja más del calendario o de la agenda. La pequeña cabaña en la que vivo está lejos de todo, situada en una altiplanicie donde el valle rompe sus límites y se inician las lomas cada vez más escarpadas que concluyen en los vértices nevados de una cordillera infinita y blanca. La soledad es absoluta, el silencio también. Más

“La fotografía”… Mary Carmen Caballero

10 comentarios


.

Viento azul en su camisa blanca, su sonrisa estancada en la eternidad inmóvil de los que no están. Observo más de cerca su rostro, no hay ninguna modificación en sus rasgos, ni los producidos por el tiempo ni, tampoco, restos de los que se moldean con las erosiones de los sentimientos. Simplemente permanece igual, con la mirada perdida en los recuerdos que no llegaron y en las caricias que no me dio. Más

“La caricia olvidada”… Mary Carmen Caballero

3 comentarios


enamoradosSe acerca lento con la seguridad cierta del que llega a la meta. Bordea táctico el espacio que la aisla formando un cerco protector de la gente anónima que la rodea. Ella sonríe y habla ajena al hombre que la sueña, esparce palabras de las que a él solo le llegan sílabas entrecortadas. Él la observa de más cerca y percibe el halo mágico de su presencia. Más

“Fiesta de cumpleaños”… Mary Carmen Caballero

2 comentarios


chica-chicLa tarde de la fiesta de su vigésimo cumpleaños Mimi ocultaba sus ojos azul mar infinito tras unas gafas enormes de Gucci. En cambio, lucía sin ningún recato sus preciosas piernas embutida en una minifalda de Chanel y, con una camisa transparente de Lacoste, dejaba imaginar, sugerente y atrevida, el resto de su figura. Más

“Pacto de hermanas”… Mary Carmen Caballero

2 comentarios


.Hermanas - campos de castilla

Son las cuatro de la tarde. El calor incendia la tierra desprendiendo un vapor de caldera que mueve con ilusiones ópticas el paisaje que la rodea.

Este verano es asfixiante. En todos lados hace calor, pero en ningún sitio es tan aplastante como en La Mancha– piensa.

Lo cierto es que ella no tiene demasiados elementos de juicio para establecer una conclusión tan categórica, y no los tiene, entre otras razones, porque jamás ha experimentado en toda su vida otra realidad que no sea la de esta tierra reseca y árida en la que ha transcurrido su medio siglo de vida.

Más

Older Entries

Multiversal

un blog de Pablo Giordano

Memorias de una princesa

Una vida con un propósito que cumplir...

Cristian Castro Rodríguez

Siembra lo que deseas recoger

geoengineeringcrimes

Crimes Against Mother Earth

A %d blogueros les gusta esto: