20200217_111740

El relato “Indisciplinada”de Mary Carmen Caballero  es un juego homenaje a los 33 relatos que aparecen en el libro Relatos Indisciplinados de Victoria Alonso Gutiérrez que acaba de salir publicado en la Editorial Tregolam.

Las palabras en negrita del relato son un guiño con los títulos de los relatos de Victoria, que han sido el hilo conductor de esta historia indisciplinada. Unos relatos, los de Victoria, escritos desde una prosa cercana y certera, con un realismo palpable, con matices de ficción que se filtran para moldear la realidad y que de ese modo traspase lo cotidiano y se transforme en literatura. Con un estilo ameno, conciso y claro, relata Victoria desde la voz protagonista que se camufla en un narrador omnisciente a veces, en otras ocasiones se torna en protagonista y, en otras, cuenta y observa simplemente desde la distancia.

Relatos indisciplinados, es un libro personal imaginativo y potente, que desnuda el alma de la escritora y su forma de entender las vivencias, los afectos y la creación literaria. De lectura amena, son retazos de reminiscencias experimentadas, otras, quizás, tan solo vivencias soñadas. Imaginación y testimonio, escrito indisciplinadamente, sin guía temática, unos escritos como terapia y otros como mera recreación literaria, en una amalgama de trampantojos a su propia vida, enmarcada en un contexto de proximidad existencial que impacta y toca a todos.

Mujer de afectos y de reflexiones, de emprendimiento y de anclaje, de sueños y de retos, de ella misma dice: “Nací un miércoles de nieve de un año bisiesto en Madrid. Mi ansia por andar y recorrer el mundo me hicieron nacer de pie. A partir de entonces no he parado y lo peor de todo es que no puedo parar…”. Buen lema para una vida.

Quiero dejar, como se hace en los vagones del metro de Madrid, la impronta de algunas entradas de sus relatos, para que animar a que la lectura continúe en el libro:

 

  • “Adelina se despidió con los ojos llenos de brillo, pletóricos de luz. El pañuelo a la cabeza y su extrema delgadez evidenciaban su enfermedad. Aquella situación se convirtió en un brindis al sol. […]” En el relato, “Adelina”.

 

  • Padre tenía diez años cuando empezó la guerra. La guerra. En España nunca hay que ponerle apellido a la palabra guerra. La peor de las guerras, la que se vive entre hermanos, vecinos, compañeros…[…] En el relato “Padre”
  • “Me asomo por el agujero de mi persiana y miro al cielo. Desde mi situación solo alcanzo a ver a seis viejas y media sentadas en los cables del tendido. Solo cuatro de ellas miran de frente y dos de ellas, de perfil. La media vieja está sola en uno de los cables y goza de una posición más alta y privilegiada. […] En el relato “Seis viejas y media”

 

  • “Me llamo Luz y vine al mundo un día de la primavera del treinta y dos. Fui una niña no deseada, aunque concebida con mucho amor. Eso sí, amor clandestino, pero muy grande. Uno de esos amores de copla que tan de moda estaban en aquellos días. […] En el relato “Luz es mi nombre”

 

 

Tiempo de escribir, tiempo de leer, tiempo para estos Relatos Indisciplinados.

¡Enhorabuena, Victoria, escritora indisciplinada !!