Inicio

“Las sombras del pasado” …MerchePostigo

6 comentarios


.Via Verde

No me cabía ninguna duda, eran ellos. Es verano, y tiene que ser verano, el calor es de verano, la ausencia de agua en el rio es de verano y los resoplos y sudores de aquella mujer al cruzar la vía son símbolos de que es verano. Más

“Para pasarse un rato” …Pepe Marquina

Deja un comentario


.

Yo me reúno con quien quiero

Tú te reúnes con quien te da la gana

ÉL SE REUNE CON EL MINISTRO

Nosotros nos reunimos con la familia

Vosotros os reunís con los amigos

Ellos se reúnen con los poderosos..

.

conjugar el verbo reunir.

Suelto escrito por Pepe Marquina

“Hoy mis lágrimas son para Fernando”…Pepe Marquina

1 comentario


Qué contradictoria es la vida. Cuando más feliz era Fernando (Yela), cuando más ganas de vivir tenía, una cabrona enfermedad  le obligó a desear su propio final. Es la contradicción de la vida. Cuando más quieres vivir,  pides que te dejen descansar.

Toda lucha tiene un límite. Y el límite se lo marcó la enfermedad. Hay enfermedades que dicen basta, y cuando la enfermedad dice basta sólo nos queda aceptarlo.

No olvidéis que mientras se le recuerda sigue vivo. Es lo que él quería, vivir. Pero como no puede hacerlo hay que recordarlo con cariño. Hay que recordarlo como fue:  amable, sencillo, cariñoso, paciente, comedido en la expresión, razonable en los argumentos, amigo de todos. El pasado y reciente 1 de julio nos intercambiamos libros en la presentación del suyo,  y en la dedicatoria yo le definía como un gran hombre, mejor persona y maestro de maestros.

Fernando me enseñó  a tratar a los adolescentes complicados,  que como él me decía son los  más interesantes. Fernando me enseñó el arte de la comunicación, el crecimiento personal, la asertividad,  la autoestima,  la empatía, la solidaridad con los demás. Fernando me enseñó a torear en todas las plazas, pero cuando la muerte saca los pitones no hay quien la esquive. Su amiga la luna también está triste.

HOY MIS LÁGRIMAS SON PARA FERNANDO Fernando

Suelto escrito por Pepe Marquina

“Resaca” …Pepe Marquina

Deja un comentario


.
Han inventado unas pastillas para la resaca.
Le han dado al inventor/a un premio.
Las he probado los tres últimos fines de semana y funcionan.
Ya no es aquello de levantarte sonámbulo, de dolerte todo el cuerpo, de permanecer tumbado el día entero, de tener un dolor de cabeza de órdago…
No quiero seguir enumerando virtudes porque todos las conocemos.
Imagino que todos estáis deseando conocer el nombre del país que las ha inventado. 
Quién lo acierte tendrá de premio las pastillas de tres fines de semana.
..
resaca

.

Suelto escrito por Pepe Marquina

“Valor poliédrico”… Mary Carmen

4 comentarios


.

chicos

Tono miró una vez más el papel y se fijó en el recuadro en el que debía firmar. Las letras se le enmarañaban en un manchón negro. Como su existencia.

Ismail llegó hacía cinco años, un lustro como le gustaba decir cuando se ponía pedante. A ciencia cierta nunca supo de dónde vino, tan sólo que se instaló en su vida con la decisión del que sabe que se quedará la eternidad de un instante. Más

“Pedro” … Pepe Marquina

Deja un comentario


.

Compañero durante muchos años y amigo.

Con 17 años se enfrentó a su primera operación de corazón. Le sobraba energía para seguir viviendo.

Su forma de ser y su optimismo no tenía fronteras.

Muchos años después hubo una segunda intervención quirúrgica. Seguía riéndose de la vida.

Incluso después de bastantes años entró en una tercera ocasión por el quirófano. Salió como un chaval.

Su cuerpo le marcó en cada momento cómo había que vivir la vida. Y eso nos lo enseñó a todos los que compartíamos su entorno. Desplegaba su amabilidad  en cada momento. Era alegre y aprovechaba cada minuto que le iba regalando la vida. Nadie como él sabía ser agradecido a la vida por cada día que le concedía.

Se enfrentó a una cuarta operación. Entró en el quirófano muy consciente de la lucha que le esperaba. Pero es que él siempre fue un guerrero con la vida. Un luchador que amaba la vida y la disfrutaba en cada paso que daba.

El día anterior le envié un “whatsapp” dándole ánimo. “Gracias, Pepe. Seguro que con vuestros ánimos lo volveré a conseguir”.

Pero no fue suficiente con los ánimos de todos, ni con su optimismo, ni con su lucha.  “He vivido muchos años” -me dijo una vez. “Pero te quedan muchos por vivir” -le contesté.

Después de dejarnos nos quedamos con su ejemplo.

.amigo Pedro

Suelto escrito por Pepe Marquina

“Ascensor con espejo” …Merche Postigo

2 comentarios


Relato breve escrito por Merche Postigo

Frente al espejo- Botero

.

Jenny era la chica con el culo más grande del barrio y las piernas más cortas, pero apenas se atrevía a mirar de frente al espejo de su ascensor. Todos menos ella, disfrutaban mirándose. Los vecinos subían y bajaban a sus casas acicalándose, observando sonrientes sus reflejos. Solo Jenny no fijaba la mirada en el espejo del ascensor. Tenía miedo a encontrarse, no quería ver su reflejo, le gustaba imaginarse. Entraba de espaldas al espejo, cerraba los ojos y se veía guapa.  Hoy Jenny tiene algo para fanfarronear con sus amigas, con sus dos únicas y presuntuosas amigas. Ellas, las chicas de existo, la esperaban. Llegó al bar con la respiración entrecortada por la pesada marcha de sus cortas piernas y con el ansia contenida. La puerta se deslizó suave y dejo a la vista el local. Allí estaban ellas, sus amigas, acomodadas en una mesa, la mesa más visible del bar. Claro que la vieron entrar, pero no la miraron. La saludaron con un inapreciable alzamiento de cejas y ella se dio por satisfecha. Continuaron la charla y Jenny se acercó a la mesa. Inclinó su cuerpecito para besarlas y como no, para recibir sus besos. Las chicas no se movieron. Jenny se sobrepuso al momento y retrocedió. Sonrojada por la bienvenida, encajó su culo en la silla, acercó el pecho a la mesa, apoyó los codos encima y esperó su turno con ansia. Raquel, la más carismática, sonrió a su amiga y continúo conversando con Luisa, la conformista, la que escuchaba absorta a Raquel ajena a la llegada de Jenny. La conversación de las chicas no parecía tener fin ni espacio para Jenny. Impaciente decidió tomar la iniciativa sin calcular consecuencias:

  •  ¿Sabéis lo que me ha pasado?.

Ninguna de las dos chicas, hizo señal alguna de haber escuchado la pregunta. Continuaron con su conversación. Luisa no iba a permitir que nada ni nadie desviaran su atención de Raquel y sin sutilezas lanzó una velada mirada de reproche a Jenny.

  • “!Tengo novio!” – Gritó Jenny

Raquel giró la cabeza asombrada. Clavó una mirada ácida en su amiga y con rabia contestó.

  • ¡Pues qué bien! -Y ¿Dónde está?
  • Si, ¿Dónde está? y ¿Por qué estás aquí tú sola con nosotras? ¿Dónde está él? – Replicó Luisa con apreciable envidia

Mujer llorando - Fernando Botero Jenny era valiente, pero no había preparado respuestas para esas preguntas. Avergonzada y sin palabras guardó silencio, apuró el poco aire fresco que quedaba en él bar y sorbió su café con la mirada clavada en el suelo. Dejó que las amigas continuaran con su charla entre risas. Permitió que el café le quemarse los labios. Entonces despegó su gran culo de la silla, y en silencio comenzó la retirada. Las amigas riendo divertidas se levantaron y la dejaron marchar, ahora sí, con dos amargos besos. Para cuando Jenny alcanzó las puertas del bar, una agría ola de tristezas le había comenzado a subir por el estómago. Corrió esquivando transeúntes y guardó las lágrimas para más tarde. Con el ánimo revuelto y la mirada sucia subió al autobús que la recibió con indiferencia. Al llegar al portal de su casa se sintió segura. Dejó que el ascensor la consolara. Apoyó la cabeza en la pared y sintió que el frío le acariciaba la nuca. Entonces y solo entonces abrió los ojos y miró de frente al espejo. Entre sollozos sonrió a su reflejo. Las lágrimas apenas si le permitían ver el rostro del hombre que la besaba con deseo mientras le abarcaba apasionado su enorme culo Fin…  

Older Entries Newer Entries

Con un ojo abierto

Mi manera de mirar las cosas que (me) pasan.

Multiversal

un blog de Pablo Giordano

Memorias de una princesa

Una vida con un propósito que cumplir...

Cristian Castro Rodríguez

Siembra lo que deseas recoger

A %d blogueros les gusta esto: