Inicio

“Números primos”… Mary Carmen Caballero

8 comentarios


Siempre he sido algo despistada, olvido las caras y los nombres, no sé mirar en los mapas y siempre me pierdo en mi propia ciudad. En cambio, jamás olvido una fecha, ni una matrícula, ni un número de teléfono. Los números ponen orden en mi mente y en el caos de mi vida.

Quizás, por esto, soy profesora de matemáticas, por mi facilidad con los números. También porque ellos abren un universo de posibilidades. Pero, sobre todo, porque me definen a mí misma. Hay números enteros y quebrados, positivos y negativos, finitos e infinitos e, incluso, primos. Y, todo esto, sin entrar en demasiadas especificaciones, como en casi todo.

En realidad, mi vida y mis relaciones bien se pueden relatar a través de los números. Con diecisiete me topé con él en el pasillo del instituto. Tenía la mirada azul de los océanos y el día que me sonrió entendí en mis propias carnes la teoría copernicana. Yo ya no sería más el centro de mí misma, mi vida giraría desde ese instante en un estado de anonadamiento permanente e inmutable alrededor de él. Un día, bajo la escalera que llevaba a los laboratorios, mientras yo le intentaba explicar las complejidades de un logaritmo, él aprovechó la proximidad provocada al estar unidos por un mismo cuaderno para darme un beso, cálido y tierno, con el que comprobé que los números nada tienen de fríos y, mucho menos, de asépticos. Más

“Testamento”… Mary Carmen Caballero

Deja un comentario


 

Llegó despacio y se mantuvo ausente todo el tiempo que duró la lectura del testamento. En realidad, no sabía muy bien qué hacía allí entre todos aquellos que decían que la conocían o que guardaban algún tipo de vínculo o de parentesco con ella. Todos los presentes se giraron y lo miraron desconfiados cuando entró en la sala del notario. Las miradas desconcertadas que se intercambiaban unos a otros eran una evidencia clara de que nadie sabía de su existencia y se preguntaban quién sería aquel tipo escuálido y desgarbado que no encontraba acomodo en la silla que la eficiente secretaría le acercó. Él se sentó detrás, junto a la ventana en el rincón más cercano a la puerta. Más

“Plumas en el estanque” …Merche Postigo”

Deja un comentario


.duck ' pato

El invierno estaba siendo mucho más frio este año en el norte de Europa que nunca antes y las plumas de pato en el estanque del Retiro no auspiciaban nada bueno, pero ya había tomado la decisión de marcharse. Más

“Villancicos” …Pepe Marquina

Deja un comentario


.

Hay a quién no le gusta la Navidad. Por lo general a esas personas no les gustan los villancicos ni nada que se lo recuerde.

Si una de estas personas tiene la mala suerte de trabajar, por ejemplo, en una tienda donde están sonando estas canciones desde la apertura al cierre, esas personas pueden acabar en el psiquiátrico.

Es como si a un dependiente de una tienda de deportes, que sea simpatizante del Real Madrid,  le pusieran en el monitor los cientos de goles de Messi y cada gol lo repitieran siete veces desde la mañana a la noche.

Sería como para odiar las Navidades y al argentino.

.villancicos de navidad

Suelto escrito por Pepe Marquina

“Gafas en la nevera” … Matilde Tricarico

4 comentarios


.gafas en la nevera - caja galletas danesa

Se extrañó, la abría todas las mañanas y nunca antes la había visto. Con su presbicia era difícil distinguir los objetos sin las gafas correctoras.

Además procuraba dejar la capa del fondo siempre llena para no quedarse sin ellas en un día de lluvia. La misma caja de galletas danesas desde hace años. Él no iba a cambiar lo que estaba bien y había dejado su mujer.

La llave era pequeñita, la mitad de su dedo menique, dorada, descolorida.

La palpó como si quisiera que le hablara y le contara su secreto, igual no había ninguno. Estaba sola y olvidada en medio de las galletas que no le hacían caso. Más

“Te quiero” …Pepe Marquina

2 comentarios


.

Y lo sabes. Siempre lo has sabido. Nunca lo has dudado.

Te quiero desde siempre. No me preguntes por qué. Si tú no lo sabes, yo sí lo sé.

En la cercanía te quiero. En la lejanía te siento. En la presencia te adoro. En la ausencia te tengo presente. Siempre te quiero.

Sólo tú sabes que te quiero,  cómo te quiero y desde cuándo te quiero.

Pero no creas que eres tú, o tú, o tú, o incluso tú. Sabes que no eres tú.

Y para despedirme sólo te digo una cosa: te quiero.

.te quiero

Suelto escrito por Pepe Marquina

“Amanece Madrid” …Merche Postgio

Deja un comentario


.Amanece Madrid .. Gran Via

Domingo por la tarde. Un avión aterriza en Madrid. El piloto da la bienvenida y desea una feliz estancia a todos los pasajeros. La temperatura es buena, treinta grados, estamos en la mitad de Agosto. La tripulación también da las gracias por volar con ellos. Los viajeros van abandonando el avión con prisa. En la terminal del aeropuerto hay mucha gente. Ella no tiene prisa. Compra un teléfono y camina por las cintas automáticas hasta encontrar la salida. Nadie la espera. Está de vacaciones.

Más

Older Entries

Con un ojo abierto

Mi manera de mirar las cosas que (me) pasan.

Multiversal

un blog de Pablo Giordano

Memorias de una princesa

Una vida con un propósito que cumplir...

Cristian Castro Rodríguez

Siembra lo que deseas recoger

A %d blogueros les gusta esto: