Inicio

“Papeles en la pared” …Merche Postigo

1 comentario


.Papeles en la pared -telefono

Los viernes a las siete de la tarde, de vuelta de la rutina de un trabajo en una oficina sin luz ni ventanas, Pascual se quitaba la ropa sudada por el calor y por la ausencia de aire acondicionado, se refrescaba bajo la ducha, y una vez enfundado en el viejo chándal de felpa del instituto se sentaba en el sillón, junto a la ventana, y marcaba aquel número en el teléfono. La llamada de los viernes. Ella en la distancia esperaba. Más

Anuncios

“Archipiélago (y VI)”… Pepe Marquina

Deja un comentario


.

INTELECTUALES

José Andrés Sánchez Pedroche, rector de la Universidad a Distancia de Madrid, en la conferencia del 1 de Octubre de 2016  dejó a los universitarios algunas perlas como las que siguen:

“No podéis olvidar vuestra relación con los demás. El ser humano, si olvida su dimensión social, su compromiso colectivo, se degrada como persona y pierde su referencia existencial. De lo contrario seréis un reflejo del narciso de Lipovetsky, el individuo estético de Macintyre, el señorito satisfecho de Ortega y Gasset, el individuo romántico de Bell, la personalidad democrática de Bloom, el individuo emotivo de Taylor o el hombre heterodirigido  de Riesman. En todos los casos el protagonista universitario considera a cada persona un desconocido con el que hay que relacionarse en virtud de su utilidad presente o futura, o un enemigo potencial que hay que temer o del que debe desconfiar.

Advierte Macintyre que sin el beneficio de la solidaridad, fruto de la humildad y la caridad, el universitario medio se convierte en el esteta creador de sus propios valores en base a un collage de fragmentos o modelos vitales  que elige caprichosamente en el bazar existencial, como un consumidor más”.

Muchas gracias José Andrés por permitir ilustrar el humilde blog con la inmensa sabiduría que destilan tus palabras. Gracias de parte de los componentes del blog y todos los lectores.

.Archipielago - el roto - intelectuales

Suelto escrito por Pepe Marquina

“Comunicación” …Pepe Marquina

Deja un comentario


.

Una de las cosas más difíciles de la vida es “no comunicar”.

El que más se empeña en no comunicar, es el que más está comunicando. Todos, sin querer,  estamos diciendo mucho sin pronunciar, a veces, ni una sola palabra.

Cuánta fuerza tiene el gesto, el semblante de la cara, el lento o rápido caminar, el apretón de manos, el abrazo,  la mirada…

El mejor actor es el que con su gesto evita las palabras y el espectador atento lee en su rostro. El mejor actor es el que nos deja adivinar sus sentimientos sin expresarlos, el que llega hasta nuestra alma sin pedir permiso para entrar.

Cuando dos personas se quieren no necesitan hablar. Sus palabras pueden transformarse en dulces miradas y besos apasionados.

.Comunicacion - miradas que lo dicen todo

Suelto escrito por Pepe Marquina

“Algo”… Pepe Marquina

2 comentarios


.

Hojeando una revista de anuncios me he detenido en uno que paso a relatar.

“Vendo algo…”

 Llamé por teléfono:

-¿Qué vende? -pregunté.

-Algo, -me contestó.

-¿Y cuánto pide?

-Algo, -insistió.

-Pero ¿cuánto? -le dije.

-Depende lo que compre -me contestó.

-Pero ¿qué vende?

-Ya se lo he dicho,  algo. ¿Le parece poco?

-No me parece mucho ni poco. Quiero saber lo que le puedo comprar.

-Pues lo que usted quiera.

-Pero si no sé lo que vende.

-Entonces ¿por qué llama?

-Por el anuncio. Pero no lo tengo claro.

-¿Qué no tiene claro el anuncio? ¿Es que no entiende: “Vendo algo por algo”?.

-Usted lo que busca es conversación, -le dije.

-Click, click, click….

.Algo

Suelto escrito por Pepe Marquina

“Llegó, vio, y se fue” … Pepe Marquina

2 comentarios


.

Hace unos días estuve esperando en una céntrica calle de Madrid cuarenta y cinco minutos para , ver, oír y escuchar a un político que quiere ser presidente del Gobierno. La prensa escrita, los periodistas de radio y de televisión estaban indignados por la larga espera. “Qué falta de respeto” -decían.

Llegó, vio, contestó a cuatro preguntas y se fue.

Ese mismo día me manda Julio Collado su artículo y se queja de un acto público al que asistió. Esperaron la llegada del Alcalde durante más de media hora. El alcalde llegó, vio el panorama, dijo cuatro palabras y se fue. Julio se queja de que no quiso escuchar la palabra  del pueblo allí congregado.

“Es una lástima -dice Julio- que los Gobernantes siempre tengan otras cosas más importantes y no puedan perder el tiempo en escuchar las palabras sabias, sencillas y sensatas de las gentes de la calle. Muchos Gobernantes  tienen la mala costumbre de no respetar a los ciudadanos que, con sus impuestos, les pagan religiosamente su sueldo,  bastante magro, por cierto”.

.

Ingeniudad Politica

Suelto escrito por Pepe Marquina

“Desatando nudos” …Merche Postigo

4 comentarios


.

No tires de esa cuerda que lleva nudo”- dijo la madre, dando así por terminada la recién iniciada conversación de la noche. Sonriente y altiva miró al chaval, su hijo pequeño, un tonto inocente y bravucón que sin atender a las advertencias de su progenitora, continuaba bufoneando con las historias de la familia. Esas anécdotas divertidas, a veces atolondradas pero todas acaecidas en los tiempos en que las cuerdas no tenían nudos y los niños eran felices viviendo. Los tiempos cuando los hermanos se atropellaban por el estrecho pasillo del diminuto apartamento alquilado sin apenas espacio para odiar. Ellos eran jóvenes recién casados y disfrutaban con su prole y los juegos. Entonces nadie recriminaba. Ahora, agrandados los años y los pasillos, los reproches, las censuras y los comentarios hirientes se habían hecho fuertes en sus vidas y las flechas envenenadas iban directas al corazón, sin compasión. Por eso anoche nadie pronunció palabra. Tenían miedo, ¿miedo de los nudos? Habían olvidado cómo desatarlos y dejaron que el momento pasara sin más. Yo creo que todos, incluida la madre, lamentaron no haber tirado de la cuerda, desatando nudos.

desatando nudos

.

Micro Relato escrito por Merche Postigo

“100 pesetas”… Pepe Marquina

3 comentarios


Abuelo y nieto

“Hoy le he contado a mi nieto los grandes cambios que ha habido en la vida desde que yo, su abuelo, era un niño.

Abuelo:

Cuando yo era un niño como tú lo eres ahora, mi mamá me mandaba a la tienda que había en la esquina con 100 pesetas, lo que ahora son 60 céntimos de euro, para hacer la compra.

Yo regresaba a casa con ¡dos envases de mantequilla, dos litros de leche, un saco de patatas, dos quesos, un paquete de azúcar, una barra de pan y una docena de huevos!

Respuesta del nieto:

“Abuelo, ¿en tu época no había cámaras de vigilancia?”

Suelto escrito por Pepe Marquina

Older Entries

Multiversal

un blog de Pablo Giordano

Memorias de una princesa

Una vida con un propósito que cumplir...

Cristian Castro Rodríguez

Siembra lo que deseas recoger

geoengineeringcrimes

Crimes Against Mother Earth

A %d blogueros les gusta esto: