.mujer rubia

Sus tacones se balanceaban al caminar sin ningún atisbo de incertidumbre, todo era simple contoneo. Sus vaqueros marcaban el ritmo y sus nalgas subían y bajaban marcando un compás de trote alegre al descender rápida por la calle. Su melena también ondeaba respondiendo desde arriba al paso decidido de sus pies. Era rubia y muy pizpireta. Sus ojos de ámbar divisaban todo el espacio en miradas de infinito intentando abarcar todo lo que se movía a su alrededor.

Más