Inicio

“Marchas y procesiones”…Pepe Marquina

Deja un comentario


“Mientras las marchas de obreros, de parados, de jóvenes sin esperanza, de gentes aplastadas por la Crisis, caminan con el puño en alto y gritando o con la cabeza gacha y meditabundos, otras gentes preparan otras marchas, las Procesiones.

Los que preparan con primor las Procesiones llenarán las calles de Pasos henchidos de dolor, que recuerdan lo que pasó hace más de 2000 años. A su cortejo se unirán miles de turistas que aprovecharán para huir de sus lugares y quehaceres cotidianos. Llegarán a otros sitios para probar la gastronomía  y mirar o admirar el espectáculo barroco de la Pasión al ritmo de las cornetas y de los tambores.

Y tal vez no quieran pensar, están de vacaciones y la verdad es dolorosa, que los torturados, los escupidos, los proscritos de la sociedad, es decir, los Cristos del siglo XXI no están en los Pasos. Están solicitando ayuda en Cáritas y en Cruz Roja y en otras ONG´S.

Están en la calle, pidiendo, o en las puertas de las iglesias. Están malviviendo a costa de familia y amigos. Y pasan vergüenza y hambre.  Y sufren infinitamente por sus hijos”.

Suelto escrito por Pepe Marquina extraído de un artículo de Julio Collado.

Anuncios

“Sueños” …Merche Postigo

7 comentarios


Entre sabanas-Sin titulo
..

Los acontecimientos se sucedían demasiado veloces para su gusto. En esos días de verano todo pasaba por delante de sus ojos con precipitación. Estaba en plena canícula de Julio sola en Madrid, todos los amigos habían cambiado el calor sofocante de la ciudad por la brisa de las abarrotadas playas de Alicante. Ella prefirió la cálida soledad de la ciudad.

Más

“Carta a los Reyes”… Pepe Marquina

Deja un comentario


Suelto escrito por Pepe Marquina

Extracto modificado y reducido de la carta que publica en medio nacional Julio Collado.

“No recuerdo la última carta que escribí a los Reyes Magos, pero sí recuerdo que aquellas cartas eran tan cortas como larga el hambre.

Pedía un poco de turrón duro, una naranja y un “realillo”, moneda de 25 céntimos de peseta con agujero en el centro que me servía para jugar a la peonza. También recuerdo el miedo a que me dejaran carbón. Entonces no sabía que era buenísimo para calentar las casas de los pobres. No había leído a Dickens ni me habían contado la vida de los mineros asturianos. Eran tiempos difíciles y escasos, eran los tiempos del estraperlo y otras corruptelas, aunque las gentes humildes parecían anestesiadas y aguantaban carros y carretas casi sin inmutarse.

En aquel entonces se aprovechaban las cosas hasta el infinito: al cuello de las camisas se le daba la vuelta, los pantalones se remendaban hasta dibujar un mapamundi como los del Azarías de los Santos inocentes y se hacían milagros para estirar la matanza más allá de lo imaginable. Hasta las madres hacían el milagro que canta la copla popular: “Estoy loco de contento/ porque me ha hecho mi madre/ unos pantalones nuevos/ con los viejos de mi padre”.

Después vinieron los tiempos del absurdo usar y tirar”. Hasta que se acabó lo que se daba y volvieron los tiempos de la escasez”.

Fin…

“Una Pinta de Cerveza” …Pepe Marquina

Deja un comentario


Micro Relato escrito por : Pepe Marquina

___________________________________________________________________________________

Soy incapaz de entenderlo. Llevo muchos días dándole vueltas a la cabeza y a la pinta de cerveza.

Todavía hay muchos que no se lo creen. Pero es verdad. Si resulta que hay médicos para perros a los que llamamos veterinarios, hay hospitales para perros, hay tiendas que venden comida para perros, hay centros donde llevas el perro cuando te vas de vacaciones o porque ya no quieres volver a verlo, hay tiendas de ropa para perros, hay pequeñas calefacciones para perros dentro de su casita, hay aire acondicionado para la caseta del perro en épocas de altas temperaturas, hay casitas muy pequeñitas,  que se alojan dentro de la caseta del perro, para que duerman en ellas las pulgas, no pasen frío en invierno y no molesten al perro, después de dicho todo esto, ¿cómo es que nos cuesta creer que un dueño puede ir con su perro a un bar y pedir una pinta de cerveza para el propio dueño y otra pinta de cerveza para su perro?

¿Es que hay algo de malo en ello? Cada uno bebe su cerveza en un recipiente distinto. Los dos son felices. Los dos comen una tapita. ¿Qué como la elige el perro? Le muestran cinco tipos distintos sobre un mostrador de cristal. Aquella tapa a la que dirige sus ojos con más intensidad, esa es la que más le gusta y se la pide su dueño. ¿Qué como miden la intensidad de la mirada del perro sobre su tapa preferida? El bar ha instalado un aparatito muy complejo, que han traído de Alemania, que se conecta por medio de un electrodo sobre el dueño, perdón sobre el perro de turno,  y la elección es exacta. ¿Qué si son caras las tapas para el perro? Hay que pensar que todo lo que viene de Alemania, de una forma u otra, nos sale caro.

A modo de resumen: la crisis, en España,  es para todos los humanos, pero sólo para algunos perros.

___________________________________________________________________________________

Con un ojo abierto

Mi manera de mirar las cosas que (me) pasan.

Multiversal

un blog de Pablo Giordano

Memorias de una princesa

Una vida con un propósito que cumplir...

Cristian Castro Rodríguez

Siembra lo que deseas recoger

A %d blogueros les gusta esto: