Inicio

“El sofá”…Pepe Marquina

Deja un comentario


.

Tres chicos alquilan un piso. Compran los muebles más baratos que encuentran en distintos anuncios.

El sofá les cuesta quince euros. Es un poco incómodo, sobre todo la primera vez. Y la segunda. Incluso la última.

Notan molestias en la espalda, como pinchazos. Investigan, estudian y analizan esas molestias. Encuentran sobres rígidos. Rígidos por el contenido en su interior. Cada sobre tiene un nombre. Abren el primer sobre y contiene dinero. Pasan al siguiente y aparece más dinero. Y así hasta que abren todos los sobres, bien repartidos por el sofá, hasta llegar a los 36.000 euros que estaban escondidos.

Piensan que a lo mejor ese dinero son los ahorros de alguien durante muchos años de vida, y que no se fiaba de  los bancos.

El sofá era de una señora mayor que había guardado ese dinero por si un día moría su marido y ella no disponía de bienes. Siempre me quedará el sofá -pensaba.

Pero al caer enferma sus familiares vendieron el sofá.

La señora recuperó el dinero y les dio trescientos euros a cada uno de los tres estudiantes.

Siempre me dijeron que si compras barato tendrás más de una sorpresa. Pero no sabía a qué se referían.

.billetes

Suelto escrito por Pepe Marquina

Anuncios

“El sujetador”… Pepe Marquina

Deja un comentario


A veces hay que poner títulos algo llamativos para mendigar algún lector.

Existe un bar en el que el dueño, algo enfadado,  ha tenido que poner un cartel muy llamativo: “No se acepta dinero sacado del sujetador”.

En realidad quiere decir que no se puede pagar dinero en ese bar con dinero que la gente guarda en la ropa interior.

Para el dueño del bar el problema no es que los billetes sean falsos, eso ya es lo de menos, contamos con ellos. No van a ser todos verdaderos.  El problema es el origen de los billetes, mejor dicho, el lugar de la extracción.

“Dime de dónde sacas los billetes y te diré…”.

Suelto escrito por Pepe Marquina

 

“La fortuna” …Pepe Marquina

Deja un comentario


Suelto escrito por Pepe Marquina

“Una mujer americana se gasta una fortuna para volverse tonta”. (Que no es lo mismo que: “Se vuelve tonta una mujer americana al gastarse una fortuna”). Este es el título de la noticia.

Intenta ser una Barbie de carne y hueso.

Quiere tener la misma cara, el mismo peinado, la misma ropa, los mismos ojos, el mismo pelo… y lo que es más interesante, el mismo cerebro.

No es fácil conseguirlo. Aunque todo, casi todo se arregla con dinero.

Dónde más dificultad encuentra esta persona inteligente es con la capacidad mental, con el cerebro.

¡Quiere reducir su capacidad mental! Y los demás peleando toda la vida para aumentarla. Esto no hay quien lo entienda.

Parece que lo está consiguiendo, incluso ella pone ejemplos que yo no quiero reproducir, por dignidad.

Está muy contenta con su nivel de “antiinteligencia” que está consiguiendo. “Lo natural es aburrido -dice-, me gustaría ser totalmente de plástico”.

Fin…

“Anécdota” … Pepe Marquina

Deja un comentario


Suelto escrito por Pepe Marquina

Charo y Antonio son los dueños de la editorial Huerga y Fierro.

Esta es la editorial con la que editó algunos libros el poeta Leopoldo María Panero.

El otro día contaban una anécdota que creo que merece la pena difundir.

En 1984 gana el premio Gabriel Miró por un cuento titulado Paradiso. Al premio le acompañan 150.000 pesetas.

Horas después le comunican que le retiran el premio porque no era inédito el cuento, como decían las bases. Lo había publicado unos días antes en una revista madrileña.

Qué duro es para un poeta ganar un premio y perderlo. Para un poeta que se dedica sólo a la poesía perder esa cantidad de dinero es terrible.

Un amigo mío estuvo a punto de ganar el premio Tigre Juan de novela. Era mucho dinero. Me dijo que si lo hubiera ganado se habría dedicado a la literatura. Como no lo ganó, se dedica a escribir.

Fin…

“Manzanas” … Pepe Marquina

1 comentario


Suelto de Pepe Marquina

ManzanasQué tendrán las manzanas que son tan protagonistas.

– La manzana fue la fruta que eligió Dios para la tentación. Era la fruta prohibida que comió Adán y no conforme con ello dio de comer a su Eva.

– En Física todos hemos estudiado a Newton. Y Newton estaba sentado debajo de un manzano cuando le cayó dicha fruta en la cabeza y comprendió lo que era el efecto de la gravedad.

– En las fiestas de los pueblos, antaño, se llenaba un cubo de agua y el juego consistía en coger la manzana con la boca, pero con las manos en la espalda.

– ¿Cuántas veces se ha hablado de la manzana de la discordia?

– Es cierto que en toda colectividad siempre hay alguna manzana podrida. Nunca se dice que hay una pera podrida, o una fresa podrida o incluso una naranja podrida. No.

– Steve Jobs podía haber cogido cualquier fruta como símbolo de su empresa Apple, sin embargo eligió una manzana, eso sí algo mordida. Los productos tecnológicos de la manzanita tienen un precio de la parte superior del manzano.

Fin…

“B” …………..Pepe Marquina

Deja un comentario


Sueltos de Pepe Marquina

Una de las cosas que más nos gusta a las personas es saber datos sobre los demás.

Nos interesa saber de dónde es una persona, los años que tiene, los euros que le costó la casita donde vive, cómo es su pareja, dónde trabaja, cuánto gana y las veces que ha robado en un supermercado.

Cuando nos dicen que alguien “vive en B”, a todos nos corroe la curiosidad por saber dónde está esa ciudad, a qué autonomía pertenece, qué temperatura hace en verano y en invierno, saber si hay farmacia, si va a misa los domingos; nos interesa saber si a esa persona que vive en B le gusta el fútbol, qué negocios desarrolla, si se ha arrimado a la política, si es feliz en su matrimonio, si cumple con Hacienda, si lleva gafas, si es generoso con los que no tienen, si ve el concierto de año nuevo…

Fin ____________________

Asar …….. Pepe Marquina

2 comentarios


Micro Relato escrito por Pepe Marquina

——————————————————————————————————————————–

Los tiempos cambian. Eso es bueno. Es síntoma de evolución. Quién no evoluciona, retrocede.
Pongamos que en pleno siglo XX existía una frase muy manida por los menos en ciertas latitudes. Recuerdo haberla escuchado en ocasiones a mi padre. En los pueblos cuando alguien quería decir que una persona no era muy lista se soltaba esta expresión: “Es más tonto que el que asó la manteca”. Todos entendíamos su significado.
Situémonos en el siglo XXI. Comprenderemos que la frase anterior quedó trasnochada y surgen otras nuevas, con más contenido y enjundia.
Recientemente una señora dijo en la televisión que “Mi hijo tiene dinero ‘pa asar’ una vaca”. Claridad meridiana. No dijo para asar castañas, ni un pollo o un conejo, ni un cordero o incluso un cerdo. No. Dijo que tenía dinero para asar una vaca. Hay que tener mucho dinero para asar una vaca.
Puedo imaginar una vaca, pero soy incapaz de imaginar tanto dinero como han ganado otros.

———————————————————————————————————————————-

Older Entries

Multiversal

un blog de Pablo Giordano

Memorias de una princesa

Una vida con un propósito que cumplir...

Cristian Castro Rodríguez

Siembra lo que deseas recoger

geoengineeringcrimes

Crimes Against Mother Earth

A %d blogueros les gusta esto: