Inicio

“Puntualidad”… Pepe Marquina

1 comentario


Suelto escrito por Pepe Marquina

A las personas se las conoce por su puntualidad.

Las hay que son maestras de lo contrario. Siempre llegan tarde. No son conscientes que el tiempo es oro.

No nos gusta que nos roben el dinero. ¿Por qué nos tienen que robar el tiempo? La impuntualidad debería ser castigada. De hecho si llegas tarde al tren te castigan sin subir. Si llegas tarde al aeropuerto te castigan sin volar. Si llegas tarde al teatro no te dejan entrar. Si llegas tarde a los toros te obligan a esperar a la muerte del que se está lidiando. Si llegas tarde a un partido de fútbol, no pasa nada, no hay límites de tiempo. Si llegas tarde a una empresa de trabajo te descuentan el día.

¿Por qué abusamos de los familiares o amigos cuando quedamos y llegamos tarde?  Porque sabemos que no pasa nada y el enfado de ellos no lo consideramos. A veces hay  exceso de confianza,  falta de respeto, una forma de llamar la atención, por pura rebeldía, baja autoestima…

Decía Oscar Wilde que para qué sirve ser puntual si cuando llegas no hay nadie que te lo reconozca.

Fin…

Anuncios

“Aprendices”… Pepe Marquina

Deja un comentario


Suelto escrito por Pepe Marquina

Hace tiempo un chino fue a un banco a robar. Se plantó delante de la cajera y le dijo que quería robar el banco, pero la cajera no se lo creyó porque a la vez que anticipaba sus intenciones no paraba de hablar por el móvil. La cajera se reía y el ladronzuelo viendo que en ese banco no había seriedad se fue a otro banco que fuera más serio.

El otro día otro chino también fue a robar un banco. Entró y dijo a todos los presentes  lo que pretendía. Un empleado le dijo que se pusiera a la cola. El ladronzuelo, muy bien mandado, se puso a la cola como un señor.

Cuando la cola se fue diluyendo llegó frente al cajero y le dijo que quería todo el dinero. El cajero le hizo un gesto de mala suerte porque resulta que no tenía dinero. Sólo se le ocurrió decir “lo siento”.  El ladronzuelo se fue a buscar otro banco con más fondos.

Fin…

“Estornudos” …Pepe Marquina

Deja un comentario


Suelto escrito por Pepe Marquina

Estornudo

¿Quién no ha visto alguna vez, un campeonato de lanzamiento de huesos de aceituna?

¿Quién se ha preocupado de saber hasta dónde llega una buena tos y un estornudo con gracia?

Pues los físicos. Están para eso. Para comprobar hasta dónde llega un buen estornudo. 

Cuando tosemos o estornudamos se originan una especie de nubes de gas que mantienen flotando a las gotitas que hemos expulsado, potencialmente infecciosas, hasta unas distancias muy considerables.

Parece ser que las gotitas se adhieren a la “nube” de gas y se dejan llevar por las corrientes de aire, naturales o provocadas. Al ir todas juntas llegan más lejos que si se dispersaran. Las gotitas grandes caen pronto, pero las pequeñas se ven sometidas a los remolinos y turbulencias de esa “nube”, y no hay forma de bajarlas a tierra.

Ahora entiendo cuándo mi madre, que no estudió física, me decía que si tosía o estornudaba me pusiera el pañuelo en la boca para evitar la transmisión.

Fin…

“Escuchantes” ……..Pepe Marquina

1 comentario


Micro relato escrito por : Pepe Marquina

Todos oímos, pero pocos escuchamos.

Saber escuchar es un arte. Cuando está la televisión encendida y estamos haciendo otra cosa, oímos la televisión pero no la escuchamos.

Hay una locutora de radio que a todas las personas que sintonizan su programa les llama escuchantes en vez de oyentes.

Groucho Marx ( de los hermanos Marx) demostró una vez que la gente oye pero no escucha. Hizo el siguiente experimento: había sido invitado a una gran fiesta por una gran dama de la alta alcurnia. Groucho llegó tarde. Pero llegó. Todos le recibieron con los brazos abiertos, pero la anfitriona, que le adoraba, le abrazó con todo su cuerpo. Groucho, algo tímido, puso una excusa por su tardanza: “Es que, -le dijo a la gran dama- he matado a una tía mía, y la he tenido que enterrar”. La anfitriona, sin dejar de mirarle a los ojos, a su bigote y el arqueo de sus cejas, que le volvía loca, le contestó: “No se preocupe, lo importante es que haya venido”.

Todos oímos, pero pocos escuchamos.

Fin…

Newer Entries

Con un ojo abierto

Mi manera de mirar las cosas que (me) pasan.

Multiversal

un blog de Pablo Giordano

Memorias de una princesa

Una vida con un propósito que cumplir...

Cristian Castro Rodríguez

Siembra lo que deseas recoger

A %d blogueros les gusta esto: