bathingApenas sobrevivían unos segundos después de abandonar el líquido amniótico si no los sumergían rápido en agua. Al principio los niños morían irremediablemente porque a nadie se le ocurrió pensar que la única forma de salvarlos era ahogarlos. Pero, desde que una vez a alguna matrona avispada se le ocurrió la feliz idea, de forma un tanto instintiva, de meter con rapidez a uno de estos niños en cualquier líquido, los niños lograron vivir. Como ella, Marina. Más

Anuncios