Inicio

“Messi II” … Pepe Marquina

Deja un comentario


.

En mi opinión, hoy por hoy es el más grande.

Nunca había escrito nada sobre Messi. Y le tenía ganas.

Con el balón controlado surgen nubarrones de tormenta en el oponente más aguerrido. Es sinónimo de peligro constante y acecha como un depredador sin escrúpulos. Su presencia en el campo, para el contrario, siempre es inquietante.  Y nunca tiene un mal resfriado de fin de semana. Crea miedo en el terreno de juego y tensión en la grada. Es el jugador que más emociones encontradas genera. Donde pone el ojo genera tres puntos. Es desequilibrante.

Tiene una izquierda,  mejor que muchas derechas juntas.

Hasta los más recalcitrantes se rinden ante él. Sólo la objetividad, tan ausente en el fútbol, nos hace declarar lo evidente. Hace mejores a los buenos. Es el más grande.

Ante Messi me quitaría el sombrero. Aunque como decía el castizo, al no llevar sombrero, me quito el cerebro.

Messi.

Suelto escrito por Pepe Marquina

 

“Messi” … Pepe Marquina

Deja un comentario


.

Hoy no voy a hablar de Pau Gasol. Lo he hecho en varias ocasiones porque no me canso de cantar sus hazañas. Con los equipos de la NBA o con la selección española con la que nos vuelve locos. Media España baloncestística está enamorada de Pau.

Tampoco voy a hablar del otro gran ídolo que tantas veces he hablado. Nuestro tenista más grande. Nadal. El incombustible. Siempre está ahí, dándolo todo. Con una filosofía de vida que la prefiero a la de 2º de Bachillerato.

No quiero extenderme cantando las hazañas de Carolina Marín. Todos hemos visto luchar hasta la extenuación en cada uno de los partidos en los que participa y consigue medallas y campeonatos.

Pero por quien tengo debilidad es por el ciclista Valverde. Pero hoy no voy a hablar de él.  Qué grande es. Cuántas victorias consigue. Admirable su tesón, su talento, su pundonor…

.Messi - Valverde

Suelto escrito por Pepe Marquina

“Tardes de Fútbol” ….Merche Postigo

Deja un comentario


Sentado en el sillón Ramón mira sonriente a su mujer por encima de las gafas. La presbicia le endulza la mirada. Ella está sentada en el extremo opuesto de la habitación, leyendo. Él, en el sillón, viendo el partido de futbol en la televisión. Al fin había llegado a conocerla. Una mujer difícil, complicada de satisfacer. Una mujer de carácter tranquilo, con ocasionales accesos de rabia caprichosa, solo cuando la provocaban. Ramón contempla a su mujer con ternura. Aún se ve joven, tiene la apariencia aniñada, con el carácter de un adulto gruñón. Esconde su edad entre cabellos canos, agraciados por un pequeño mechón negro que le cubre la zona superior de la frente. Ramón piensa que el mechón le ensombrece los ojos. Unos ojos grandes, como almendras Marconas, dos faros recelosos difíciles de mirar. Aurora tiene hoy entre las manos la última novela de amor de Angeles Mastretta “Mujeres de ojos grandes”, feminismo romántico, antagónico, su género preferido. Ella también observa a escondidas a su marido, enfrascado en ver la retrasmisión del eterno partido de futbol de los sábados. Ambos parecen ausentes a sus cruces de miradas. A veces ella estira las piernas y se ajusta la espalda al respaldo del sillón, le duelen los riñones, se hace mayor y la lumbalgia ataca fuerte con el frio del invierno. Traga saliva, tose con apuro, se ajusta el pañuelo a la garganta y vuelve a la lectura. Él la observa. Ella se sobresalta cuando su marido celebra con un aparatoso silencio el gol del equipo favorito. Sonríe divertida y vuelve al libro. Más

“Gerardo” … Pepe Marquina

Deja un comentario


.

Hace unos años en los pueblos de España nos divertíamos formando dos equipos de tres o cuatro jugadores cada uno. Al equipo que le tocaba “pararla” se ponía en fila, de forma que el primero se colocaba de espaldas a la pared y se le llamaba “madre”. Los demás se agachaban apoyándose sobre el primero y ponían la cabeza entre las piernas del compañero anterior. Se formaba una fila de niños agachados.

Los jugadores del equipo contrario saltaban uno por uno encima de ellos llegando lo más adelante para que cupieran todos. El primero que saltaba cantaba eso de “Churro, manga, mediamanga, manga entera” y colocaba su mano derecha sobre la otra mano (churro), su muñeca (manga), su codo (media manga) o su hombro (manga entera).

 

El último de los agachados que era el que más peso llevaba tenía que adivinar dónde se había colocado la mano el primer jugador del equipo contrario.

Recuerdo un niño veraneante, algo rubiales y larguirucho,  que venía los veranos al pueblo. Le gustaba mucho este juego y siempre participaba. En una ocasión él señaló “media manga” y el equipo contrario dijo “manga entera”. Se entabló una discusión entre los dos equipos que  hubo más que palabras. Intervino hasta el alcalde. Este niño dijo que por tan poca tela de diferencia no quería ni discutir, ni jugar y que ya no volvería más al pueblo.  Y no volvió. Recuerdo que le llamábamos Gerardo “el picao”.

.media manga

Suelto escrito por Pepe Marquina

“Cubertería”… Pepe Marquina

Deja un comentario


.

Hojeando una revista de anuncios me he detenido en uno que paso a relatar.

“Vendo cubertería, 52 piezas, de alpaca, buen precio…”. Hasta aquí todo normal. Me gustaría que dijera si está muy usada, pero puede servir.

Lo que me llamó la atención fue que cada pieza está grabada  con el escudo del Real Madrid. Me parece triste tener que vender algo que llevas años usando. Es evidente que se puede deber a que el señor se ha quedado en el paro, o a que está haciendo limpieza general, o le han regalado otra cubertería. Mil cosas.

Ante mi duda, que no me permitía dormir,  opté por llamar al susodicho para asegurarme sobre cuál era el verdadero motivo de vender la cubertería.

El señor fue claro: “He dejado al Real Madrid, y ahora soy del Atlético”.

.alpaca

Suelto escrito por Pepe Marquina

“JOHAN CRUYFF”… Pepe Marquina

Deja un comentario


¡Qué sería del mundo sin ídolos de carne y hueso!

.Johan Cruyff

Suelto escrito por Pepe Marquina

“Ídolos”…Pepe Marquina

1 comentario


 

Casi fue simultáneo comenzar a caminar y sus primeras patadas al balón.

Poco a poco pasaban los años y formaba parte de las distintas categorías de equipos de fútbol que había en su ciudad.

Pronto los ojeadores se fijaron en él. Unos años después se fue a Portugal a jugar. Y por fin dio el salto a la primera división portuguesa.

Las coincidencias de la vida hicieron que se tuviera que enfrentar a su gran ídolo de siempre, el portero Iker Casillas.

Con 19 años y con la misión de meter goles por ser el delantero centro del equipo,  tuvo la fortuna de acertar en dos ocasiones contra la pasión de su vida, Iker.

En su trabajo los sentimientos se dejan a un lado. Con cada gol sintió alegría por el equipo que le paga, pero tristeza por meter los dos goles a su ídolo durante diecinueve años.

Al final del partido el jovencísimo jugador le pidió perdón a Iker Casillas.

.Idolos

Suelto escrito por Pepe Marquina

Older Entries

Multiversal

un blog de Pablo Giordano

Memorias de una princesa

Una vida con un propósito que cumplir...

Cristian Castro Rodríguez

Siembra lo que deseas recoger

geoengineeringcrimes

Crimes Against Mother Earth

A %d blogueros les gusta esto: