Inicio

“Mala suerte”… Pepe Marquina

Deja un comentario


MALA SUERTE

.

Hay que reconocerlo la mala suerte cuando llega, no llega sola.

El Real Madrid no está jugando bien. Aunque gane.

Su mala suerte se ha iniciado con el sorteo de la Copa del Rey. Le ha tocado ni más ni menos que al Numancia (de Soria). Todos sabemos la fortaleza de este equipo de segunda división; en su campo, con ambiente frío para el contrario, y una buena capa de nieve en el campo, a ser posible helada, acongoja un poco a los visitantes. El Real Madrid, el 3 de enero patinará, por la nieve y por el resultado.

También es mala suerte que le haya tocado en la Champions League el París Saint Germain. Pero es más asequible; aunque no se debe fiar de esos jugadores desconocidos.

.Mala suerte

Suelto escrito por Pepe Marquina

Anuncios

“Gerardo” … Pepe Marquina

Deja un comentario


.

Hace unos años en los pueblos de España nos divertíamos formando dos equipos de tres o cuatro jugadores cada uno. Al equipo que le tocaba “pararla” se ponía en fila, de forma que el primero se colocaba de espaldas a la pared y se le llamaba “madre”. Los demás se agachaban apoyándose sobre el primero y ponían la cabeza entre las piernas del compañero anterior. Se formaba una fila de niños agachados.

Los jugadores del equipo contrario saltaban uno por uno encima de ellos llegando lo más adelante para que cupieran todos. El primero que saltaba cantaba eso de “Churro, manga, mediamanga, manga entera” y colocaba su mano derecha sobre la otra mano (churro), su muñeca (manga), su codo (media manga) o su hombro (manga entera).

 

El último de los agachados que era el que más peso llevaba tenía que adivinar dónde se había colocado la mano el primer jugador del equipo contrario.

Recuerdo un niño veraneante, algo rubiales y larguirucho,  que venía los veranos al pueblo. Le gustaba mucho este juego y siempre participaba. En una ocasión él señaló “media manga” y el equipo contrario dijo “manga entera”. Se entabló una discusión entre los dos equipos que  hubo más que palabras. Intervino hasta el alcalde. Este niño dijo que por tan poca tela de diferencia no quería ni discutir, ni jugar y que ya no volvería más al pueblo.  Y no volvió. Recuerdo que le llamábamos Gerardo “el picao”.

.media manga

Suelto escrito por Pepe Marquina

“Ídolos”…Pepe Marquina

1 comentario


 

Casi fue simultáneo comenzar a caminar y sus primeras patadas al balón.

Poco a poco pasaban los años y formaba parte de las distintas categorías de equipos de fútbol que había en su ciudad.

Pronto los ojeadores se fijaron en él. Unos años después se fue a Portugal a jugar. Y por fin dio el salto a la primera división portuguesa.

Las coincidencias de la vida hicieron que se tuviera que enfrentar a su gran ídolo de siempre, el portero Iker Casillas.

Con 19 años y con la misión de meter goles por ser el delantero centro del equipo,  tuvo la fortuna de acertar en dos ocasiones contra la pasión de su vida, Iker.

En su trabajo los sentimientos se dejan a un lado. Con cada gol sintió alegría por el equipo que le paga, pero tristeza por meter los dos goles a su ídolo durante diecinueve años.

Al final del partido el jovencísimo jugador le pidió perdón a Iker Casillas.

.Idolos

Suelto escrito por Pepe Marquina

“Materia oscura”… Pepe Marquina

Deja un comentario


.

En todas las casas hay materia oscura. Incluso en la Casa Blanca.

Y en el club blanco por excelencia. El Real Madrid.

Ahí está Cristiano, que le dice al oído a su próximo entrenador que quiere pedir la baja en la empresa actual  y fichar por los vecinos franceses porque está cansado de lavar tan blanco. Quiere cambiar de color.  Lo dicho, materia oscura.

Benzema,  por el contrario,  juega en los dos países, pero últimamente el perteneciente al club blanco deja entrever rayitas de materia oscura.

Menos mal que las alegrías a la parroquia blanca las proporciona Bale (Vale para la mayoría) que costó poco dinero, juega los noventa minutos y se está hinchando a meter goles.

Materia oscura

.

Suelto escrito por Pepe Marquina

“Picao Piqué” …Pepe Marquina

Deja un comentario


,

Esta es una adaptación de un chiste de “El Roto” al momento actual y deportivo de un gran club,  con inmensos jugadores que lo ganan todo,  pero a algunos no les parece suficiente.

Piqué (jugador del Barcelona, odiado por todos): “Deberíamos cobrar por la envidia que generamos”.

Andrés Iniesta (jugador humilde, noble, grande de los grandes y querido por todos): “No. Hay que ser generosos”.

el roto y el futbol

Suelto escrito por Pepe Marquina

“El beso” … Pepe Marquina

Deja un comentario


Suelto escrito por Pepe Marquina

Hay besos que son para enmarcar.

Un jugador de fútbol mete un gol, abandona el césped, sube a la grada y le da una beso a su novia. ¿Qué hay de malo en ello? Mejor dicho, ¿hay algo que sea más bello y transparente, combinando deporte y amor?

Todo el mundo aprueba la actuación del enamorado jugador. Todos menos uno al que llaman juez árbitro de la contienda. Ni corto ni perezoso le sacó una tarjeta amarilla por tan bello acto. La tarjeta amarilla la vimos todos, no como las opacas.

¿El reglamento? ¿Cumplir el reglamento?También dice el reglamento que está prohibido robar, y peor todavía si se roba a los pobres… contribuyentes.

Yo le diría al árbitro que no sea tan envidioso, que hay cosas que no son para compartir, y que detalles tan bellos no hay que sancionarlos por mucho reglamento que haya estudiado.

Recuerde señor árbitro que sólo los inteligentes saben hacer excepciones. Perdió una gran oportunidad.

Fin…

Carta a Cristiano de un jugador de rugby …Pepe Marquina

2 comentarios


Suelto escrito por Pepe Marquina

Estimado Cristiano:

Te escribo esta carta en calidad de jugador de rugby. El pasado miércoles realizaste, a mi parecer, unas desafortunadas declaraciones al advertir tras la conclusión de un partido, “que en lugar de fútbol parecía rugby” porque un rival te dio una patada por detrás sin posibilidad de jugar al balón. Quería aclararte que en el rugby está terminantemente prohibido patear a un rival y que cualquier tipo de agresión está sancionada con la expulsión directa. También te diría que el jugador expulsado, además de ser sancionado por su club y por el comité reglamentario, pide disculpas en el vestuario a sus compañeros al finalizar el encuentro por dejarlos en inferioridad e hipotecar el trabajo de toda la semana. Para nosotros los partidos se juegan entre semana (en los entrenamientos) y el fin de semana se posan los ensayos.

El rugby es un deporte de contacto, duro y agresivo, pero nunca violento. En el rugby existen unos códigos de conducta honorable que todos respetamos escrupulosamente, por lo que nunca verás a un jugador de rugby simular una falta o una agresión. Se suele decir que la única mentira que está permitida a un jugador de rugby es la que se dice al médico para seguir en el campo. Este fin de semana un jugador recibió un golpe en la cara, le partieron el pómulo y siguió jugando durante una hora para que su equipo no quedase en inferioridad.

Habrás visto que nuestras camisetas llevan dorsales, que indican la posición en el campo, pero no el nombre, porque no es importante quien vista esa camiseta. Lo importante es que quien la vista “haga su trabajo, sólo su trabajo, pero todo su trabajo”. Por eso cuando anotamos un ensayo nadie lo celebra señalando su nombre, lo festejamos con los compañeros, los culpables de que el balón nos llegue siempre en las mejores condiciones. Por eso no entregamos Balones de Oro ni tenemos pichichis. Además nos dirigimos al árbitro llamándole “señor”, sólo hablan con él los capitanes y nunca le culpamos de la derrota porque somos conscientes de que nos equivocamos más veces que ellos.

Te diré que en el rugby impera la continuidad, que la filosofía de juego incide en que la pelota siempre esté viva. Por eso cuando ves un placaje, el placador suelta al placado al caer y el placado deja la pelota en el suelo para liberarla. En el rugby la pelota siempre tiene que estar en juego para que al final del partido se cumpla el primer mandamiento de nuestro deporte: siempre gana el mejor. Se persigue severamente el  anti-juego y se castiga con ejemplaridad, por lo que nunca verás jugadores de rugby perdiendo tiempo o simulando lesiones. De hecho, existe la figura del cambio de sangre, porque el lesionado, una vez atendido, vuelve al campo por muy aparatosa que sea la herida, para seguir ayudando a sus compañeros.

En el rugby el rival es adversario en el campo y compañero fuera de él. Nunca enemigo porque tenemos en común una pasión y un código de conducta que respetamos más allá del campo. De ahí que en el rugby hagamos pasillo al rival, ganemos o perdamos, y compartamos unas cervezas en el tercer tiempo después de dejarnos la piel en el campo. Por todo esto, Cristiano creo que tu declaración fue desafortunada, entiendo que por desconocimiento de nuestro deporte. Desde aquí te invito a acudir a un partido de rugby dónde y cuándo quieras. Serás siempre bienvenido, tú y cualquiera. Y, por supuesto, estás invitado a disfrutar con nosotros de unas cervezas en el tercer tiempo. Sin más, salud y rugby.

…Fin

Older Entries

Con un ojo abierto

Mi manera de mirar las cosas que (me) pasan.

Multiversal

un blog de Pablo Giordano

Memorias de una princesa

Una vida con un propósito que cumplir...

Cristian Castro Rodríguez

Siembra lo que deseas recoger

A %d blogueros les gusta esto: