.

Un amigo mío tiene un huerto en su pueblo. Pero mi amigo vive donde trabaja. Muy lejos de su pueblo. A muchos kilómetros.

Mi amigo se ha empeñado en querer cultivar el huerto desde donde vive, o sea,  a distancia.

Yo trato de explicarle que es muy difícil gobernar un huerto desde la distancia. Tiene que labrarlo, preparar el terreno, sembrar, ver el nacimiento de cada planta, observar el crecimiento, eliminar las malas hierbas, atacar a insectos intrusos que se quieran apoderar de la producción. No me hace caso. Le he dicho claramente: “no se puede gobernar el huerto desde otra comunidad, tienes que estar a pie del terreno”.

Sólo cuando le he dicho que en el riego por goteo puede tener una fuga e inundarse el huerto, sólo en ese momento se ha quedado pensativo y ha repetido varias veces la misma palabra: fuga, fuga, fuga…

.Gobierno en la distancia

Suelto escrito por Pepe Marquina

Anuncios