Inicio

“A mi Teniente” … Pepe Marquina

1 comentario


.

Con todos mis respetos y mis más sinceras y rendidas pleitesías por la labor que desarrolla el “Cuerpo” al que usted dignamente pertenece,  tengo el placer de dedicar este artículo a mi Teniente.

Hoy me tocaba hablar de la gastroenteritis. Y a ello me debo. Es una inflamación, itis, que afecta al gastro, estómago, y al intestino, enter. Así de fácil.

Puede originarse por un alimento en mal estado, una infección o estrés. Qué le voy a contar a mi Teniente.

Produce efectos volcánicos en el estómago porque su naturaleza no comulga con la causa que lo produce. Expulsa contra natura aquello a lo que muestra el rechazo. Abre puertas, sube esófagos y se dispara por la boca con la misma velocidad que la lava de un volcán. Una imagen, que ni un cuadro de Goya la igualaría.

Pero hay más. El intestino, ajeno a los avatares estomacales, se solidariza con el vecino de arriba y por no ser menos,  se vacía como un grifo por donde usted muy bien sabe. El ciclón intestinal arrasa con la flora bacteriana y toda la fauna que encuentra a su paso. Reina el desorden y te horizontaliza el cuerpo durante varios días.

Si a usted llegara tamaña circunstancia en pleno ejercicio del cargo y, tuviera que ausentarse momentáneamente ante tan irreprimible acto fisiológico, le pido a Dios con mi más ferviente deseo que su inmediato superior jerárquico haya experimentado en alguna ocasión tan desagradable trastorno digestivo, a fin de que su tolerancia hacia usted por tal ausencia motivada, sea empática y hartamente comprensible.

Como podría haber dicho Gandhi: “Antes de juzgar a una persona debes caminar durante tres días con sus zapatos”.

.Mi teniente - Guardia civil

Suelto escrito por Pepe Marquina

Anuncios

“La urna”… Pepe Marquina

2 comentarios


.diversidad

Nos iguala la urna. A la hora de votar todos somos iguales.

Nos separa la Constitución. Los nacidos antes y los nacidos después.

Tierno Galván decía que los votos que recibía eran votos de calidad. ¿Cómo lo sabía? No quería que le votaran  el resto. Y no le votaban.

  • Cómo separamos los intelectuales de los que no han leído nunca un libro y son felices.
  • Cómo separamos los aficionados de un equipo de fútbol ante una urna.
  • Cómo separamos los nacidos antes de o después de la constitución que según los nuevos e inexpertos políticos marcan la frontera.
  • Cómo separamos a los guapos de los feos aunque salte a la vista.

Qué empeño en crear muros, edificar fronteras, segregar personas, separar por nacidos en o fuera de la democracia.

Me contaba mi padre que un día de verano, estando de romería en una inmensa pradera todos los cristianos de mi pueblo,  el cura quiso separar a los hombres de las mujeres sin insultar a nadie: “faldas arriba, pantalones abajo”.

Menos mal que la urna nos hace iguales a todos.

Suelto escrito por Pepe Marquina

Con un ojo abierto

Mi manera de mirar las cosas que (me) pasan.

Multiversal

un blog de Pablo Giordano

Memorias de una princesa

Una vida con un propósito que cumplir...

Cristian Castro Rodríguez

Siembra lo que deseas recoger

A %d blogueros les gusta esto: