Inicio

“Cuerpos…” …Pepe Marquina

1 comentario


Extracto del último artículo que me envía Julio Collado:

.

“La industria alimentaria sabe que tiene que adornar muy bien sus productos para que los consumidores hagan lo propio: consumir. Así han ido apareciendo las modas de lo verde, lo natural, lo bello a los ojos y los omega 3.

Han hecho de la cocina y del comer un espectáculo al igual que han logrado en connivencia con los gobernantes de turno que las fiestas de todo tipo sean realmente un beber-cio y un comer-cio.

Porque así como ante los alimentos físicos el cuerpo tiene sus barreras (ojos, papilas gustativas, olfato, jugos gástricos e intestinales…) para distinguir y expulsar los productos tóxicos, la mente está bastante huérfana para saber discernir entre lo conveniente y lo perjudicial.

Por eso, los productos tóxicos como la fe del carbonero, el odio al forastero, el miedo a lo desconocido, la violencia como medio de resolver los conflictos, la intolerancia, las recetas milagrosas, el consumismo individualista, el sálvese quien pueda y la cortedad de miras,  siguen anidando peligrosamente en el cuerpo social”.

.intolerancia

Suelto escrito por Pepe Marquina

“El juez”… Pepe Marquina

Deja un comentario


Suelto escrito por Pepe Marquina

Hay que felicitar al juez.

Reciben muchas críticas por su actuación. Pero ahora todo el mundo está a su favor, por lo menos el mundo animal.

Un juez ha dictado sentencia a favor de una orangutana por la que le concede la libertad. Podrá salir de la cárcel, es decir del zoo donde se encontraba desde hacía 20 años. La pobre sufría mucho por la falta de libertad y ese ánimo exhibicionista a la que la sometían sin piedad le molestaba porque ella es introvertida y muy casera.

¿Qué había hecho la orangutana para merecer semejante cárcel durante 20 años? ¿Qué han hecho el resto de animales sometidos a ese régimen carcelario?.

Otros, mucho más animales han hecho de todo y no hay juez que los meta en el zoo,  ni hay juez que les obligue a que devuelvan el dinero.

Fin…

” Los dados”… Pepe Marquina

Deja un comentario


..

Ocho jóvenes son multados por consumir bebidas en horas nocturnas en una plaza de una ciudad española.

Hasta aquí todo perfecto. Los jóvenes beben a altas horas, los vecinos protestan y la policía municipal multa con 100 euros por barba.

Los chicos van y protestan. Dicen que bebían agua. Bueno alguno refrescos. Cuatro, los chicos, estaban jugando al parchís. Las otras cuatro, las chicas, hablaban bajito, de la prima de riesgo y el bono alemán, para no molestar a los vecinos.

Los vecinos protestan porque los dados hacían mucho ruido al caer sobre el tablero de juego, porque alcanzan mucha velocidad dentro del cubilete que unida a la fuerza centrífuga hace que cuando salen se parecen a los mihuras al salir del corral para correr el encierro por la calle Estafeta de Pamplona.

Los policías, de oposición reciente, y muy bravos por el estreno nocturno en el mundo de las multas, tiran de factura, les exigen un autógrafo y les requisan el parchís.

.

Suelto escrito por Pepe Marquina

“El baile de los cuchillos” … Pepe Marquina

Deja un comentario


Suelto escrito por Pepe Marquina

En el último relato cuento la historia de un perro fiel a un dueño sin escrúpulos. Este es un extracto:

Pero un día no me dejaron entrar en la casa. No sabía el motivo. Pronto descubrí que ya no había ovejas ni cabras. El dueño las había vendido todas y por tanto no necesitaba mis servicios. Me pagó cerrándome la puerta. Cojo, hambriento y abandonado. La muerte por inanición terminaría con mi vida y eso el dueño lo sabía. Yo cuidé durante muchos años de sus cabras y de sus ovejas, pero no fue suficiente para seguir comiendo lo que les sobraba.

Me quedé junto a la puerta de la casa donde había entrado tantos años. Cuando se abría me tenía que alejar, porque patadas y piedras me perseguían. Muchas veces me quedaba dormido delante de la puerta soñando con las ovejas y las cabras. Soñaba que llegaban a casa y yo salía a recibirlas. Soñaba que me arrojaban las sobras de la comida y podía alimentarme. Soñaba con el tintineo de los cencerros…

Soñaba con el tintineo de los cencerros y sin embargo no había escuchado durante la noche el sonido de la hiriente lluvia que caía sobre mi cuerpo como un baile de cuchillos. Me despertaba empapado de agua y herido por el mordisco del viento que anticipaba mi irremisible final“.

Fin…

“Los peores” …Pepe Marquina

Deja un comentario


Suelto escrito por Pepe Marquina

Hace muchos años me contaron un cuento y todavía hoy lo recuerdo, aunque se me han borrado algunas líneas de la cabeza y quizás he añadido algunas nuevas.

Parece ser que en un pueblo, alguien había cometido un pecado de estos que escandalizan al pueblo entero.

Como no había guardia civil, el pueblo se erigió en la justicia. Para ello congregaron en la plaza a todos los habitantes y por supuesto al protagonista del escándalo.

Decidieron apedrearlo hasta matarlo. Había mucha euforia.  Pero antes de hacerlo alguien levantó la voz y dijo “el que esté libre de pecado que tire la primera piedra”.

Poco a poco comenzaron a desaparecer algunos (los más pecadores), después se fueron otros (quizás un poco menos pecadores), a continuación se fueron la gran mayoría (pecadores, por supuesto) y así hasta que sólo quedó uno.

Pero ese “uno” que se quedó,  cogió una piedra y se la tiró al pecador o corrupto, que no recuerdo cómo decían en aquel entonces. Cogió otra piedra y se la volvió a tirar. Y así con otra, y otra, y otra, hasta que consiguió matar el que estaba limpio de pecado al que fue motivo de escándalo.

Los que están libres de pecado son los peores, porque son capaces de matarte a pedradas, sin embargo los otros se fueron a su casa con el rabo entre las piernas.

…Fin

“Gallinas” … Pepe Marquina

Deja un comentario


Sueltos de Pepe Marquina

Gallinas.

Siempre salen las gallinas a relucir.

Si vas al fútbol, alguien nombra a las gallinas. Si vas a los toros, aparecen gallinas por todos los lados. Si vas a un mercado siempre te ofrecen gallinas… de corral por supuesto. Si estás enfermo, te ofrecen un caldo de gallina. Arguiñano alaba los huevos de las gallinas por su exquisitez.

Qué pesadez.

Recibo un watsup y toma gallinas:
 “El Prestige: sin culpables. Madrid Arena: sin culpables. Ave Santiago: sin culpables. Metro Valencia: sin culpables. Caso Noos: sin culpables. Robar una gallina: un año de cárcel.”

Siempre salen las gallinas a relucir. ¡Qué huevos tienen las gallinas!

Fin

Multiversal

un blog de Pablo Giordano

Memorias de una princesa

Una vida con un propósito que cumplir...

Cristian Castro Rodríguez

Siembra lo que deseas recoger

geoengineeringcrimes

Crimes Against Mother Earth

A %d blogueros les gusta esto: