Inicio

“Uñas de coral”… Mary Carmen Caballero

3 comentarios


 

El agua roza inquietante mi pie, lame con su saliva salada mis dedos atreviéndose osada a filtrarse entre mis uñas de coral que destacan entre el cristal transparente de las olas. Contemplo mis pies entregados al cosquilleo infinito de un mar en fuga.

Quizás si alargase mi mano, también con uñas de coral pero de un color menos intenso, podría rociar mi cara y aliviar la incipiente sequedad que noto. Observo los granos de arena que cubren mis piernas y que brillan como pepitas de oro ante la intensidad lumínica de un sol de justicia que, implacable, dora mi piel y, a veces, la enrojece con la aviesa intención de quemarme. Pero a mí eso no me preocupa, tengo la piel grasienta de crema protectora y la sombrilla estratégicamente posicionada para burlar los rayos de sol. Más

Anuncios

“Estrellas”…Pepe Marquina

2 comentarios


.

Un actor muy famoso, cuyo nombre sí recuerdo, dijo en una ocasión que la mitad de su vida se la había pasado tumbado en la arena de una playa mirando las estrellas, y la otra mitad, encima de una estrella mirando la arena de la playa.

Si dicho actor era europeo o americano, hoy no podría decir lo mismo, porque los cielos nocturnos están tan contaminados que casi llegan al 99 %. Eso indica que no se pueden ver las estrellas.

En el planeta la cifra de contaminación alcanza el 83 %. Qué pocos son los que pueden mirar a las estrellas sin dificultades y contemplar la luna.

La luz del progreso oscurece las estrellas del cielo.

.estrellas

Suelto escrito por Pepe Marquina

“La Puesta de Sol” …Mary Carmen

5 comentarios


puesta de soljpgEra el tiempo de la puesta de sol, en realidad siempre era la puesta de sol. Desde que la tierra se paró, así en seco y dejó de dar vueltas sin más y se quedó ligeramente inclinada al sudoeste, con un ángulo de inclinación de más de cuarenta grados, todo el pueblo se quedó suspendido en un momento interminable que, aunque no exento de belleza, era bastante cansino. Pero, ese era el instante, cuando a Martina le encantaba salir y darse una vuelta por los acantilados.

–      ¿Dónde vas a estas horas? – le preguntaba repetitivamente su madre.

–     A ver la puesta de sol – contestaba Martina alegre. Más

“La sonrisa del murciélago” …Mary Carmen

7 comentarios


..

Todo es negro: la noche, la cueva y mi cuerpo. En la oscuridad en la que he vivido siempre no se perciben los colores aunque sí las formas. Lo importante son los contornos, eso, al menos, nos decían cuando nos enseñaban a volar para no chocarnos con las puntas afiladas de las paredes.

Más

Con un ojo abierto

Mi manera de mirar las cosas que (me) pasan.

Multiversal

un blog de Pablo Giordano

Memorias de una princesa

Una vida con un propósito que cumplir...

Cristian Castro Rodríguez

Siembra lo que deseas recoger

A %d blogueros les gusta esto: