Inicio

“El señor del anuncio”…Pepe Marquina

2 comentarios


.

Un bar cualquiera de nuestro territorio español. Es la una de la tarde. Entra un señor y se atreve a pedir un café.

La camarera, muy diligente, se lo sirve. El señor lo saborea con gusto, mientras hojea el periódico.

Pide la cuenta y la camarera, muy atenta, le dice lo que cuesta: 15 euros.

El señor no se lo puede creer. Pide explicaciones sin aumento de precio, claro.

La camarera le explica: Ha tomado el café en hora punta. Añadimos peaje por gasto de barra, por reposición de tazas, plus por lectura de prensa, plus por hablar sobre el tiempo y plus por disfrutar de mi bella presencia. Él, enfadado, dice que no han hablado de nada. Pero ella le recuerda que el servicio se ofrece, otra cosa es que no haga uso. Además, no ha parado de mirarme. Por algo será.

Por último, ella, muy educada, le recomienda tomar el café a las cuatro de la mañana porque a esa hora “el café está tirado”.

.Edwuard Hopper

Suelto escrito por Pepe Marquina

Anuncios

“Concha Espina” …Pepe Marquina

4 comentarios


Mi amigo Julio Collado me permite extraer de su artículo nacional unas breves líneas para comenzar este suelto:

“Una de las realidades que no he logrado comprender nunca es el ninguneo histórico al que han sido condenadas las mujeres en todo el mundo. Tal vez por ello, causan tanto interés y revuelo las excepciones. Véase el V Centenario de Teresa de Jesús. Para que una mujer sobresalga entre tanto desprecio machista, muchas otras extraordinarias quedaron en la cuneta y no pasaron a los libros de historia ni de filosofía ni de ciencias ni de literatura ni de arte. Gracias a  esta trampa impuesta por el poder patriarcal la historia humana está profundamente coja. Todavía hoy, después de más de un siglo de lucha feminista, queda un buen trecho para romper ese “techo de cristal” que impide ver la esencial contribución femenina en el desarrollo de los pueblos. Todavía hoy, las fotos de los Órganos del poder político, financiero, religioso y científico llaman la atención por su desequilibrio entre las dos mitades del género humano”.

Pues para ilustrar el brillante párrafo de Julio Collado puedo contaros que en 1926, 1927 y 1928 Concha Espina fue nominada para ser candidata al premio Nobel. En una ocasión perdió el premio por un solo voto.  El voto en contra fue el de la  Real Academia Española.   Al año siguiente también le faltó un voto y ese voto en contra volvió a ser el de la Real Academia Española.

También intentó entrar en dos ocasiones en  la Real Academia Española pero no lo consiguió.

Como curiosidad diré que uno de los integrantes de la Academia era Obispo, cuyo nombre sí recuerdo pero no quiero escribir,  dijo una frase lapidaria:

“En esta academia las únicas faldas que entrarán son las mías”.

Qué pena que hoy, gracias a maniobras de antaño, a Concha Espina sólo la conocen muchos por ser una calle de Madrid y una estación de metro.

Concha Espina

.

Suelto escrito por Pepe Marquina

“El claxon” … Pepe Marquina

Deja un comentario


Hace unos años un psicólogo que tenía muy pocas cosas que hacer en el verano,  se entretuvo viendo las reacciones de los conductores, sólo hombres, cuando él mismo provocaba un atasco. A saber:

  • Si pasaba entre los coches una mujer con bikini, los conductores la miraban complacidos.
  • Si pasaba una mujer vestida de payaso, los conductores simplemente sonreían.
  • Si pasaba una mujer con muletas a causa de una cojera o lesión, los conductores mostraban su pena y pesar.
  • Si cruzaba entre los coches una mujer vestida con recato, los conductores tocaban el claxon.

.atasco

Suelto escrito por Pepe Marquina

“Hombre real” ….Merche Postigo

2 comentarios


Suelto escrito por Merche Postigo 

Ayer, 8 de marzo, se celebraba en el mundo occidental (dudo que lo hicieran muchos países del mundo oriental) el día de la mujer. Mientras zanganeaba en el sofá, dando por terminado un domingo más, escuchaba las noticias en la televisión. Todas las cadenas y todos los presentadores hablaban muy bien de las mujeres y me sorprendí a mí misma pensando:

No me gustan los hombres condescendientes. No me fío de sus intenciones. Nunca sé si quieren ser políticamente correctos o si se están riendo de mí y por ende del resto de mujeres.

En realidad me gustan las mujeres que no necesitan de la aprobación de los hombres para sentirse a gusto. Me gustan las mujeres que no necesitan tener una buena apariencia para ser aceptadas. Y sobre todo, me gustan las mujeres que saben ir solas por la vida con la cabeza alta y la mirada al frente.

Pero si bien no me fío de los hombre que me dicen que soy más inteligente que ellos por el mero hecho de ser mujer. Y no me fío de los hombres que me sonríen si tengo buena apariencia, pero me dan la espalda cuando cumplo años. Si me gustan los hombres que saben ser compañeros y no contrarios. Me gustan los hombres que saben cuidar de si mismos y de los demás y no piensas que con colaborar es suficiente. Me gustan los hombres que saben mostrarse como son y me aceptan como soy.

!Soy muy optimista! — Creo que el futuro será más justo para las mujeres, y aunque yo no podré disfrutarlo sabréis que he colaborado a que suceda.

A real woman

Fin…

“Estupideces”… Pepe Marquina

Deja un comentario


.

Se han hecho investigaciones muy sesudas y han gastado en las mismas,  ingentes cantidades de dinero para comprobar quiénes SOMOS más idiotas, si las mujeres o los hombres.

Para empezar definen la estupidez como aquél acto en el que el beneficio es inexistente  y el resultado además de negativo, es con frecuencia mortal.

Han elegido 300 barbaridades o estupideces humanas. Y parece ser que 280 correspondían a hombres y sólo 20 al género femenino. Ese es el estudio. No sabemos a qué edades corresponden, que también es importante porque un chico en la adolescencia está sobrado.

Los hombres GANAMOS por goleada. Ejemplo: Un hombre, a lo mejor en estado normal, se sube a un carrito de la compra que está enganchado a un tren de alta velocidad. A los dos kilómetro le expulsa la inercia y muere.

Decía Einstein que hay dos cosas infinitas: el universo y la estupidez humana. “Pero del universo no estoy tan seguro -recalcó el muy genio-“.

.Einsten

Suelto escrito por Pepe Marquina

Con un ojo abierto

Mi manera de mirar las cosas que (me) pasan.

Multiversal

un blog de Pablo Giordano

Memorias de una princesa

Una vida con un propósito que cumplir...

Cristian Castro Rodríguez

Siembra lo que deseas recoger

A %d blogueros les gusta esto: