Sueltos de Pepe Marquina

El marido llega a casa. Viene contento del trabajo.

Al entrar encuentra un ramo de rosas rojas encima de una mesita. Le encantan. Las huele con pasión.

Llama a su mujer. Le contesta desde el baño. Le pregunta si las puede poner en el jarrón de porcelana.

Ella le dice que sí. El marido no sabe que se las ha regalado su amante, que unos minutos antes salió de casa.

El marido, algo torpe, tropieza con las rosas en el jarrón y el jarrón se rompe en mil pedazos.

La mujer se enfada porque se ha roto el jarrón. El marido se disculpa y le dice que lo único que quería era nutrir las rosas para que su perfume se oliera por toda la casa.

Fin ___________________

Anuncios