Inicio

“Aporofobia”… Pepe Marquina

Deja un comentario


.

Extracto jugoso del último artículo publicado por Julio Collado:

“¿Quién inventa las palabras y cómo se contagian? Porque las voces con sus diferentes sonidos o sus diminutas letras, nacen, crecen, se reproducen y mueren.

Igual que las palabras exactas crean las cosas, su ausencia las deja sin existencia. Lo que no se nombra no existe. Por eso, en la mili lo primero que quitaban al soldado era su nombre. Era un número. Lo propio hizo la dictadura franquista. Borró el nombre de escritoras y escritores “no afectos al Régimen”, o sea, republicanos, de los libros de literatura. Felizmente, las palabras duran más que los dictadores.

El 2017 alumbró de la mano de la filósofa Adela Cortina, la palabra APOROFOBIA: miedo u odio a las personas pobres. Los pobres que se apuestan en las esquinas o en las puertas de los supermercados y duermen al raso, causan desazón en los transeúntes. Unos pocos echan alguna moneda y muchos miran para otro lado. Algunos desalmados los patean o los queman vivos. Muy pocos hablan con ellos. Hasta ahora, no existía la palabra que nombrara ese miedo u odio. Ya sí.

A ver si la palabra logra el milagro y cambia la realidad”.

.aporofobia - odio al pobre

Suelto escrito por Pepe Marquina

Anuncios

“Carretera a ninguna parte” … Merche Postigo

Deja un comentario


.

El autobús sin luces ascendía por la carretera de la playa. Una carretera sinuosa y oscura los conducía a su destino. Era ya noche, el reflejo de la luna en el mar les permitía distinguir sus gestos. Ella lo miró con recelo un instante, él le devolvió la mirada con desafío. Se odiaban. Ella por haberse dejado enredar en sus mentiras, el por no haber sabido amarla. Salieron del autobús por puertas separadas, ya sin mirarse y la oscuridad de la noche los engulló.

.carretera a ninguna parte

“Huevos de la granja” … Matilde Tricarico

Deja un comentario


.Huevos de la granja - pies

A mí me toca abrir la tienda con el primer canto del gallo, y él sigue durmiendo con la boca abierta. Le pellizco los pies, ni se inmuta. Una vez leí que era la peor tortura china.  Ni por esas, sueña como un niño a quién le acaban de quitar los pañales. Algún día le arrancaré las uñas, a ver si se despierta. Me avergüenzo de ser tan ruin. La vida del portero de noche es muy dura. Me tropiezo con la pistola que deja al llegar siempre en el suelo. Hace dos noche volvió borracho y sí me asusté. Me puso la pistola en la frente y me dijo que estaba cargada y que un día me mataría. No tuve el valor de preguntar por qué. No lo decía en serio, os lo aseguro.

Más

“Garrotazos” …Pepe Marquina

Deja un comentario


.

Goya escribió un cuadro y lo tituló “Duelo a garrotazos”.

Sobran las palabras.

Garrotazos de Goya

Un soldado israelí quiso detener a un niño de 12 años por lanzar piedras. Y lanzar piedras está penado en Israel con 20 años de cárcel. El soldado apuntó con su arma a la cabeza del niño. Mujeres y otros niños impidieron que el soldado se llevara al menor.

Garrotazos isrraelí1Garrotazos isrraelí2Garrotazos isrraelí3

El soldado recibió órdenes para que soltara al menor.

!Menos mal!

.

Suelto escrito por Pepe Marquina

.

“Un domingo más” ……..Merche Postigo

10 comentarios


Relato Breve escrito por Merche Postigo

….

Un domingo másEra domingo, me había levantado tarde y me sentía cansada. La noche anterior no terminó bien y había dormido en el sofá. Salí a la cocina y me preparé un café, lo acompañe con unos restos de magdalenas que descansaban en el cuenco de la fruta. ¿Qué podía hacer? Estaba harta de la situación, pero no sabía cómo resolverla. No quería continuar la discusión de la noche pasada. Intuía que tan pronto como apareciese por la puerta de la cocina comenzaríamos a reñir de nuevo. Pensé en ponerme a cocinar, le prepararía algo que a él le gustase y estaría ocupada cocinando. Eso me proporcionaría tiempo para sortear sus provocaciones. 

Abrí la nevera. Quedaban restos del bacalao del jueves Santo. Encontré patatas y un par de puerros perdidos en la bandeja de las verduras, un ajo, flácido pero servible, me saludó antes de cerrar la nevera. “Perfecto, suficiente para una purrusalda”. Más

Con un ojo abierto

Mi manera de mirar las cosas que (me) pasan.

Multiversal

un blog de Pablo Giordano

Memorias de una princesa

Una vida con un propósito que cumplir...

Cristian Castro Rodríguez

Siembra lo que deseas recoger

A %d blogueros les gusta esto: