Inicio

“Esperando a Gael” … Merche Postigo

2 comentarios


.

Esperando a Roman - Manos de anciana

Sentada en el sillón, erguida y abatida con las manos cruzadas en el regazo, María Rosa paliaba el dolor de espalda esperando a Gael. Mientras tanto, su hija, sentada en el sofá, mantenía un libro entre sus mano y fingía que leía.

María Rosa se estaba recuperando a duras penas de una grave operación. Sus ochenta y seis años conservaban fuerzas e ilusión para salir adelante, al menos unos cuantos años más, decía ella con cierto miedo.

Más

“Gállaras”… Pepe Marquina

2 comentarios


Hoy (1 de Noviembre), también me he acordado de mi padre (y de mi madre).

Recuerdo, cuando tenía 6 años, la tarde que vino mi padre del monte y me trajo casi medio saco lleno de gállaras (agallas de roble). Eran las canicas de los pobres, pero me sentí rico porque tenía muchas y podíamos jugar los amigos. Varios cientos de gállaras para mí. Las cogía a puñados y a brazadas. Fui feliz y lloré sobre ellas.

Hoy, muchos años después, he ido a los montes de Soria. He buceado entre los robles. He pasado el día buscando gállaras. Tan sólo he cogido dos docenas. He recordado el esfuerzo de mi padre para recoger cientos de gállaras y hacerme feliz. Casi medio saco. Hizo todo,  para que yo fuera feliz.

Allí, en medio del monte, he vuelto a llorar. He llorado entre robles.

20161101_101858

Agallas de roble. Monte Valonsadero. Soria. 1 de Noviembre de 2016. Autor: Pepe Marquina

.

Suelto escrito por Pepe Marquina

“Carta de mi padre a mi hija” …Pepe Marquina

3 comentarios


.medicina

Querida Sarita: Si algún día estudias Medicina y tienes la posibilidad de ejercer el noble ejercicio de curar a los enfermos, además de felicitarte, te diré que será para mí una de las mayores alegrías, aunque no pueda verlo. Más

“Mi padre” …Pepe Marquina”

2 comentarios


Hoy, 3 de Julio mi padre cumpliría años. Todo lo que soy se lo debo a él. Me enseñó lo que era la disciplina y me dijo que con la voluntad se consigue todo en la vida. Me enseñó a amar el esfuerzo y a no regatear sacrificios. Siempre me regaló los mejores consejos. Tuve la suerte de tenerle como padre y creo que no le defraudé como hijo.

Este cuento, en el que los dos somos protagonistas, nos hacía llorar a los dos cada vez que lo leíamos. Pero yo era muy feliz con sus lágrimas azules. Hoy, todas mis lágrimas son  para él.

Mi Padre lagrimas

 

No me gustaba limpiarme. Pero mis lágrimas, aquellas lágrimas, aceitunadas y espesas, después de recorrer el candoroso rostro sin ninguna dificultad, saltaban gozosas desde la mandíbula inferior y caían casi verticales, para estrellarse sobre el suelo reseco y polvoriento. El recorrido era escaso, sin embargo, cuando llegaban a tierra, salpicaban.

Mi padre ya no sacaba el pañuelo de cuadros blancos y azules para empapar mis lágrimas, pues yo comenzaba a correr en cuanto él hacía intención de meter su mano en el bolsillo. Lágrimas y más lágrimas con un destino equivocado. Más

“Con sangre” …Pepe Marquina

Deja un comentario


.

Todos sabemos que grandes cirujanos aprendieron de su padre el manejo del bisturí en la mesa de operaciones. Con discreción y sin alharacas.

Conozco un panadero que hace maravillas con la masa. Aprendió a pie de horno la función de elaborar el pan nuestro de cada día. Visitaba a su progenitor desde su más tierna infancia, a horas intempestivas. No hay documentos que lo atestigüen ni explotación infantil que se denuncie.

Si en los toros hay tradición de que los padres lleven a sus hijos al albero para que vean lo que es jugarse la vida, si es tradición ver torear al progenitor apenas nacidos, si es tradición poner en peligro la vida del torero y por derivación al bebé de cinco meses, se demuestra que la afición, que con sangre entra, nace en la arena mucho antes de poder pisarla.

Yo también creo que Fran debería haber esperado a que el bebé cumpliera los doce meses.

Con sangre.

Suelto escrito por Pepe Marquina

Older Entries

Con un ojo abierto

Mi manera de mirar las cosas que (me) pasan.

Multiversal

un blog de Pablo Giordano

Memorias de una princesa

Una vida con un propósito que cumplir...

Cristian Castro Rodríguez

Siembra lo que deseas recoger

A %d blogueros les gusta esto: