Inicio

“Víctor”… Pepe Marquina

Deja un comentario


.

Un sábado  del  verano.

Una iglesia rebosante que huele a devoción.

Una madre que canta a su hijo con amor.

Unas palabras cargadas de  emoción.

Una poesía de la arteria.

Una bella poesía que le sale del corazón.

Un jirón de piel por cada verso.

Una cúpula embriagada de placer.

Unas lágrimas que afloran en los presentes.

Se llama María Jesús Gil:

“Víctor, el día que tú naciste

para mí nació una flor.

Y prendida yo te llevo,

dentro de mi corazón.

Yo que te he llevado dentro

y eres parte de mi vida,

al mundo quiero gritarle

que eres mi gran alegría.

Cuando te tuve en mis brazos,

y vi tu cara preciosa,

ante la virgen me arrodillé

y en agradecimiento le recé.

 

Rodaron por mis mejillas

lagrimas de amor.

Yo te colmaba de besos

con una gran emoción.

 

Yo te vestí para el bautizo,

tu comunión y confirmación.

Hoy te visto de novio

y os bendigo con amor”.

.

Poesia – por Pepe Marquina

Anuncios

“Cuidado” …Pepe Marquina

Deja un comentario


.

Cuidado es lo que tienen que tener los que escriben día a día,  o en forma de novela, pero sobre todo los poetas. Sí. Los poetas que sin decir casi nada,  dicen mucho  y luego todos lo interpretamos a nuestra manera.

Puede ocurrir que aquellos que alcancen la gloria literaria o no literaria en la Tierra, algún día, muchos años después, o siglos, es posible que los estudiosos traten de averiguar, por sus escritos, si llevaban gafas, si les gustaban los croissants a la plancha, si habían leído a Eurípides, si eran del Real Madrid, si madrugaban o si bebían Mahou 0,0.

Cuidado, porque algún día estos estudiosos, pueden adivinar cosas de ti, que ni tú mismo sabías, y tratarán de convencer a los demás.

.Cuidado - Poeta estupido

Suelto escrito por Pepe Marquina

“La princesa”…Pepe Marquina

Deja un comentario


Este es uno de los poemas del libro “Con mi amiga la luna” de Fernando Antonio Yela Gómez, libro de poesía que ha presentado el 1 de Julio a las 19,00 horas en la Biblioteca Pública de Guadalajara.

En el mirador, la reina

peina y peina a la princesa.

Ocupa horas y horas

derrochando su paciencia.

Brillantes rayos de sol

son las sedosas trenzas.

Un girasol del campo,

de pronto se da la vuelta.

Ha esperado al mediodía

para ver a la princesa.

La princesa le sonríe,

del girasol está presa.

La campanilla, que mira,

repica a día de fiesta.

-¡Ay, mi trenza dorada!

¡Ay, mi dulce princesa!

No dejes que yo me vaya.

¡Que la noche aquí no venga!

-¡No gires mi tornasol!

¡No te alejes de la cerca!

Y espera a que me peine

la segunda de mis trenzas.

Ya naranjea la nube,

ya atardece por la vega

y la noche con su manto

desde lo lejos acecha.

-¡Cuídalo, ardiente sol,

hasta que peine mi trenza!

El girasol se inclina,

se resiste a dar la vuelta.

La campanilla dorada,

que sigue estando en alerta,

un rayo de luna pide

para el bien de la princesa.

El girasol se revuelve,

apenas le quedan fuerzas.

Se acerca la negra noche

que no quiere la princesa.

Entonces la Luna grande,

que ya no se despereza,

lanza un rayo de luna

que de alegría los llena.

En el mirador, la reina

ya ha peinado a la princesa.

CONMIAMIGALALUNAcubierta.indd

Suelto escrito por Pepe Marquina

Multiversal

un blog de Pablo Giordano

Memorias de una princesa

Una vida con un propósito que cumplir...

Cristian Castro Rodríguez

Siembra lo que deseas recoger

geoengineeringcrimes

Crimes Against Mother Earth

A %d blogueros les gusta esto: