Inicio

“El fotógrafo” … Pepe Marquina

Deja un comentario


.

Siempre quise ser fotógrafo. Desde pequeñito era mi mayor ilusión.

Hay que reconocerlo, el fotógrafo es el que manda. En las bodas el fotógrafo es el que coloca, orienta y distribuye. Dice cómo se colocan los novios y les dice cuándo y cómo se tienen que coger, recoger y besar. La novia le guiña el ojo al fotógrafo y el marido es el invitado a la ceremonia.

El fotógrafo provoca sonrisas en los comensales a boca llena, es el testigo de los equilibrios que hacen los invitados en la hora del cubata, deja constancia de las posturas fisiológicas en los bailes de los sesenta…

Hay muchos fotógrafos que se han pasado a la política. Siguen con la misma filosofía: “El que se mueva, no sale en la foto”.

.fotografia

Suelto escrito por Pepe Marquina

“Una de huevos” … Pepe Marquina

1 comentario


.

El domingo pasado,  en el programa de Masterchef una concursante, Miri, se quedó sin huevos. A cualquiera le puede pasar. El otro día me acerqué a mi vecina y le dije: “No tengo huevos”. Ella, sabedora de mis habilidades culinarias, me prestó dos de los muchos que tiene.

En televisión vemos cómo Pablo Iglesias sale del Congreso, dónde velan por todos los españoles,  y se acerca a saludar a los manifestantes (se une a todo el que se manifiesta), a chupar cámara y a decir lo que los manifestantes quieren oír. En ese momento, algún manifestante, sobrado de huevos, le lanza uno. Pero es la suerte de los campeones (y diputados), dicho huevo impacta sobre su guardaespaldas, hombre de mayores dimensiones que Pablo.

Pablo sabe muy bien de quién se rodea. Los huevos le pasan de largo.

.Una de huevos

Suelto escrito por Pepe Marquina

“Quevedo II” …Pepe Marquina

2 comentarios


.

Resurge Quevedo con mucha fuerza. Y su ilustre soneto “A una nariz pegado”. Hoy habría sustituido nariz por “ambición”. Y seguiría teniendo sentido y ritmo.

Quevedo era un arquitecto del lenguaje. Endecasílabos sus versos. Qué finura para ajustar el soneto. Qué lenguaje y qué narices.

Hoy su homónimo Quevedo, el canario, no le va a la zaga. Vive a una ambición pegado, y a unas siglas desligado,  es de una constancia paroxística, inflexible en la medición endecasílaba de sus peticiones, que le da  igual remendar al gobierno para conseguir tajada, que descoserlo con una moción al desnudo.

Érase un canario a una ambición pegado,

Y con una  ambición superlativa,

Ambición infinita y narcisista,

Érase la coherencia de un canario ejemplificado.

.Quevedo - Politicos

Suelto escrito por Pepe Marquina

“No, no y no”…Pepe Marquina

2 comentarios


A ver si me explico

.

Un día, siglos atrás,  un zar ruso se encontraba con sus súbditos entre árboles gigantescos. En medio de una de las habituales y extensas nevadas les explicaba un concepto muy importante en nuestros días.

 Mientras caía la nieve sobre sus cabezas el zar ruso les contaba que cuando la nieve que cae es persistente y se posa con constancia sobre una rama seca de un árbol, esa rama seca antes o después se rompe.

 Cuando esa misma nieve perenne cae sobre una rama verde, esa nieve hace que dicha rama, por su flexibilidad, se balancee y se mueva al compás de la nieve que le cae. La nieve no se acumula en la rama y, la rama seguirá viviendo.

 No sé si me he explicado.

.la nieve no doble las ramas

Suelto escrito por Pepe Marquina

“Malas hierbas”…Pepe Marquina

Deja un comentario


.

Ayer podía haber ido al monte, pero fui al huerto.

Estaba todo verde y me puse contento,  pero se había formado una telaraña del mismo color.

Comencé a quitar las malas hierbas. Estuve horas. No había forma de acabar con ellas. Era un reto que no podía llevar a cabo. Cuantas más malas hierbas quitaba, más aparecían. ¡Cómo se reproducen!

Yo estaba feliz porque este año sólo he puesto berenjenas y alcachofas. Soy feliz en medio del huerto cuando contemplo tantas alcachofas y tantas berenjenas. Pero las malas hierbas me matan la producción.

He puesto en google malas “yerbas” y no os podéis imaginar lo que encontré. ¡Qué vergüenza”. Busqué solución para acabar con esas malas “yerbas” y encontré “página no encontrada”. No hay ningún remedio que acabe con ellas.

.malas hier

Suelto escrito por Pepe Marquina

“Elecciones”… Pepe Marquina

2 comentarios


.

Hacía mucho tiempo que no veía un partido de baloncesto. Se preveía tensión a pesar de la diferencia de puntos entre ambos equipos.

Comenzó el primer cuarto. Los mejores jugadores, del mejor equipo,  lo hacían muy mal. El equipo rival, de menor presupuesto y con jugadores menos potentes, se estaba haciendo con el partido.

Al final del segundo cuarto los números eran de vergüenza. Ganaba el equipo más débil en teoría.

El entrenador del mejor equipo, admirable, consideró que los titulares no estaban a la altura y decidió dejarlos en el banquillo todo el segundo tiempo  y sacar otros cinco jugadores con menos nombre, con menos sueldo a final de mes, menos conocidos, con peores porcentajes a lo largo de la temporada y con menos fe por parte de los aficionados.

Los jugadores de la segunda fila dieron la vuelta al partido y consiguieron vencer...

.Elecciones

Suelto escrito por Pepe Marquina

“Contra la resignación”… Pepe Marquina

1 comentario


Fragmento de un artículo de Julio Collado.

“Hay   que   resignarse” fue   la   frase   más   oída   durante   su   niñez  y  adolescencia.

“Hay que resignarse, que este mundo es un valle de lágrimas, decían una y otra vez aquellas gentes de la postguerra, enlutadas y pobres”.

Y siguió oyéndola mucho tiempo después, incluso en estos días también. Aunque han cambiado la frase por:  “Esto es lo que   hay”.

Ni   entonces   ni   ahora   comprendía   bien   el   porqué   habría   que   aceptar   y conformarse con un estado de cosas que le desagradaba. Aunque el valle, que veía desde su pueblo, era más bien pequeño y pobre lo quería lleno de agua de lluvia dulce y no de lágrimas   saladas.   Por   eso,   tal   vez,   empezó   pronto   a   pensar   que   un   Dios   bueno   y omnipotente, como le enseñaban en la iglesia, no podía haber creado un “Valle de lágrimas”.

Algo no cuadraba. Así, leyendo y pensando, comprendió que en “ese valle” unos pocos vivían muy bien,  mientras muchos malvivían; y que la vida es un relato que lo escriben los que mandan para que los desgraciados se lo crean y acepten su mala suerte.

Cada   cual   sabe   qué   molinos   de   viento   necesitan   ser derribados”.

.

Suelto escrito por Julio Collado

Older Entries

Multiversal

un blog de Pablo Giordano

Memorias de una princesa

Una vida con un propósito que cumplir...

Cristian Castro Rodríguez

Siembra lo que deseas recoger

geoengineeringcrimes

Crimes Against Mother Earth

A %d blogueros les gusta esto: