Inicio

“El carrusel” …Merche Postigo

4 comentarios


.Carrusel - al levantarse

.

Con esfuerzo me muevo entre las sabanas, estiro las piernas, saco los pies fuera y me apoyo en el suelo. Es de madera. La habitación está limpia. Me gusta caminar descalza. La noche ha sido fría y a mis rodillas les cuesta reiniciarse. La habitación está oscura. Corro las cortinas y la luz del sol me daña los ojos. Los vuelvo a cerrar, alargando el sueño. Más

Anuncios

“Melanie” …Alejandro Nanclares

6 comentarios


melanie.

Conozco una puta retirada. Mejor dicho, conozco dos, pero la mujer que viene dos días por semana a fregar a casa no cuenta. Ahora vende su tiempo y su trabajo limpiando, pues la edad no perdona en algunas profesiones.

Melanie, Melanie, Melanie.

Más

“La lonja del placer”… Mary Carmen

4 comentarios


lonja

No había ninguna casa cerca del puerto, tan solo el burdel de carretera, medio escondido detrás de unos pocos árboles de hoja caduca que, en invierno al caérseles todas por completo, dejaban al descubierto unas ramas huesudas que les conferían, a esos árboles solitarios, cierto aspecto sepulcral que mantenía alejados a los curiosos y servían de salvaguarda a los que frecuentaban el lugar. El burdel era un anexo olvidado de una antigua lonja que, en tiempos más boyantes y de menos penurias económicas, había servido de almacén de las cajas vacías en las que se trasportaban los pescados. Algún cliente se quejaba en alguna que otra ocasión remota del olor a pescado podrido que a veces emanaba de algunas de las habitaciones. Aunque, la mayoría de los que acudían para solicitar algún servicio, tenían embotado el sentido olfativo, acostumbrado a otros olores aún más nauseabundos y no lo percibían. El apremio por las urgencias sexuales también contribuía a no detenerse en pequeños melindres sin importancia. Más

“Contagios” V …Texto colectivo a 18 manos

Deja un comentario


Quinto Relato de la serie “Contagios” Escrito por Mary Carmen

Tom Wesselmann-Monica con las piernas cruzadas

 

ES LA PRIMERA VEZ. Todas han tenido una primera vez. Desde el otro lado también hay una primera vez. Bloquear el pasado, sin una mirada de recelo, ni de nostalgia. El día de la entrevista Olga se sintió cohibida, un sudor frío le recorrió las manos y hasta la voz le temblaba un poco. Pero lo consiguió y el trabajo es suyo. El absoluto convencimiento de que esta es la salida más rápida y eficaz le hace tomar aplomo. Más

Con un ojo abierto

Mi manera de mirar las cosas que (me) pasan.

Multiversal

un blog de Pablo Giordano

Memorias de una princesa

Una vida con un propósito que cumplir...

Cristian Castro Rodríguez

Siembra lo que deseas recoger

A %d blogueros les gusta esto: