.Mujer de viaje

.

La cola del embarque comenzó a formarse mucho antes de que la compañía llamara para el vuelo.

Yo me levanté del asiento de escay de la sala de espera, identifiqué al pasajero que estaría delante de mí en la cola durante la espera para el embarque y marqué mi territorio. Los franceses son conocidos por su falta de disciplina a la hora de mantener los puestos de espera en una cola y mi vuelo iba a Paris. Una asistente de tierra de la compañía aérea comenzó a revisar los pasaportes de los viajeros, cotejando los nombres del documento con las tarjetas de embarque que llevábamos en la mano. Entonces y, si todo estaba en orden, la asistente de tierra te hacia una marca en la tarjeta de embarque y pasaba al siguiente pasajero. Yo respiré aliviada cuando garabateó mi tarjeta, todo en orden. Más

Anuncios