mujer-restauranteLa primera vez que rocé su piel sentí un escalofrío por todo el cuerpo y después un calor sofocante que me hizo desabotonarme el cuello de la camisa. Sofía ocupó mi pasado con la intensidad de una riada, anegó de vida mi existencia y, después, tan solo se marchó. Más

Anuncios