Inicio

“Parada intermedia” …Matilde Tricarico

6 comentarios


.

Parada Intermedia-El tren a ninguna parte

El lento serpentear del tren me aleja de mi punto.

La estación que dejé atrás hace cinco minutos estaba irreconocible. Los asientos de hierro corroídos. La marquesina con su letrero luminoso cubierto de enredaderas secas dejaba poca visibilidad al andén. Las sombras y el viento implacable, por un segundo, me habían empujado a darme la vuelta. En cambio, subí, con cierta fatiga. Al poco de estar en el vagón, inquieto de tanto silencio, miro el reloj recuerdo de mi padre. Las agujas se han parado. Intento darle la cuerda, inútilmente. Incómodo, los glúteos aplastados sobre los asientos de madera astillada como en los trenes del “Far West”, me pregunto si he hecho lo mejor. Más

Anuncios

“La ciudad” …Mary Carmen

2 comentarios


Nano Relato escrito por : Mary Carmen

___________________________________________________________________________________

plano del mteroA la ciudad, aquejada de tantos achaques, le recomendaron hacerse una radiografía.

Cuando fue a por los resultados le devolvieron, en un sobre lacrado, el plano del metro.

_____________________________________________________________________________________

“Metro a metro” …Mary Carmen

2 comentarios


Micro Relato escrito por : Mary Carmen 

___________________________________________________________________________________

vagón de metroCuarenta y tres escalones de la superficie al andén. Trece paradas de mi casa al trabajo. Treinta minutos de ida. Un periódico gratuito. Dos asientos vacíos. Un empujón. Ningún asiento vacío. Una canción con letra pero sin música. Más personas dentro. Una música sin canción. Un emigrante. Un coche de niño pequeño de una emigrante. Algunas carpetas con estudiantes. Un perfume barato. Un perfume escandalosamente caro. Un e-book  y un Interviú. Un sudor sin afecto. Un anciano con bastón pero sin asiento. Una anciana con asiento sobre una joven escuálida. Un maletín. Un i-phone 5/ 50/1000 con un ejecutivo. Una mirada en el cristal de la ventanilla de una adolescente. Un monopatín con adolescente. Un retoque de labios de una señora muy señora. Un niño con una madre. Una mujer sin hijos, quizás con madre. Una sonrisa. Una bolsa olvidada. Un porro a medio hacer. Un beso encontrado. Treinta minutos de vuelta. Trece paradas del trabajo a mi casa. Cuarenta y tres escalones del andén a la calle.
_____________________________________________________________________________________

Con un ojo abierto

Mi manera de mirar las cosas que (me) pasan.

Multiversal

un blog de Pablo Giordano

Memorias de una princesa

Una vida con un propósito que cumplir...

Cristian Castro Rodríguez

Siembra lo que deseas recoger

A %d blogueros les gusta esto: